Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

La reina efímera

Centenario del nacimiento de Geraldine de Albania

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey Zog y la reina Geraldine de Albania, en su boda. El rey Zog y la reina Geraldine de Albania, en su boda.

El día 22 de octubre de 2002 se cerraron para siempre los bellos ojos de Geraldine, Reina de los albaneses. Hija del conde Gyula Apponiy y de una norteamericana descendiente de nobles escoceses, Geraldine nació en Budapest el 6 de agosto de 1915 (por lo que el año recién finalizado marcó su centenario), por lo que no alcanzó a conocer los tiempos de esplendor de su casa, cuando sus antepasados ejercían de chambelanes de la Corte de Francisco José. En 1937, Geraldine se ganaba la vida como vendedora de postales en un museo cuando una de las hermanas del recién proclamado Rey de los albaneses, Zogú I, pensó que podría hacer buen papel como Reina consorte de aquel reino tan alejado de los de los cuentos de hadas - se cuenta que Zogú sufrió más de medio centenar de atentados a lo largo de su vida pública-. La aristócrata magyar y el reyezuelo mahometano contrajeron matrimonio en una ceremonia civil, con remedos de extravagante fastuosidad, el 27 de abril de 1938: el vestido de la novia, de la casa Chanel, lucía bordados de perlas en hilo de plata, entre los presentes había porcelanas Herendi, un retrato de Laszlo del abuelo de la novia, joyas de Bulgari y Cartier; Hitler regaló a la pareja un mercedes escarlata, y el Regente húngaro, Almirante Horthy, un carruaje con cuatro caballos. El conde Ciano, yerno de Mussolini, firmó como testigo, en presencia del Duque de Bérgamo, primo de Víctor Manuel III, lo que parecía indicar buenas relaciones entre los reinos de Italia y Albania.

Casi no se habían apagado los ecos de las nupcias y se hizo público que la Reina esperaba el nacimiento de quien diera continuidad a la jovencísima dinastía albanesa. El día 5 de abril de 1939 nació el Príncipe Leka, pero para esas fechas la situación política en Tirana era insostenible y la Familia Real al completo hubo de escapar de su patria en una caravana de trece automóviles, ante el arrollador avance de las tropas italianas. La opereta ruritana se convertía en drama griego. Tras 354 días de reinado, Geraldine iniciaba junto a su marido y su hijo un largo exilio que la llevaría, de Turquía a Sudáfrica pasando por Egipto, Francia y España –donde alcanzó celebridad como dama de elegante discreción, y, por imprevisibles azares de la vida, a la Tirana donde reinó efímeramente y donde pagó el inevitable tributo a la muerte. Viuda desde 1961, se publicaron con su firma diferentes versiones de sus recuerdos en varios semanarios de Europa y, en 1987, una biografía oficial cuya autora, Gwen Robyns transcribió los recuerdos, a veces algo erróneos, de la soberana.

Le sobrevivieron su hijo, el Rey Leka, su nuera, la Reina Susan (hoy ya fallecidos), y su nieto, el Príncipe Heredero, Leka, Anwar, Zogú, Reza, Balduino, que gracias a ella, puede blasonar de ser pariente de buena parte de los Príncipes del Gotha, pues la difunta Reina era descendiente de Juan Jorge II de Anhalt Dessau, pero casi de manera surrealista, un antepasado estadounidense de la Reina, Isaac Stearns, era también antepasado directo del Presidente Richard Nixon, que se convertía así en primo en noveno grado del Rey Leka.


José Luis Sampedro Escolar

Numerario de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·