Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Juan Carlos I el Breve

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando don Juan Carlos llegó al trono, eran tan pocos los que creían en él, se veía tan imposible que lo suyo saliera adelante, que no faltó quien le apodara entonces “Juan Carlos I el Breve”. Uno de ellos, Santiago Carrillo.

Se cumplieron ayer 35 años de su jura ante las Cortes como nuevo rey de España. Un acto duro y complicado, con el cadáver de Franco todavía en el Palacio Real.

Aquel Príncipe de España de 37 años, que acudió a la Carrera de San Jerónimo con unas ojeras demasiado profundas, sabía lo que le esperaba.

Y estaba al tanto de que casi nadie apostaba por él. Ni la derecha franquista, que no se fiaba de lo que pudiera aplicar el último representante de los ‘reyes liberales’, ni la izquierda, que pensaba que se disponía a construir una ‘monarquía franquista’.

Sin embargo, en esa jornada, con un discurso trabajado a mano, personalmente, muy meditado, provocó no pocos respingos.

Dijo que comenzaba una nueva etapa en la historia de España, habló de consenso, de concordia nacional, anunció que se establecerían todas las libertades, y se presentó como rey “de todos los españoles”. Fue la primera gran sorpresa.

Sin embargo, muy pocos creyeron entonces en sus palabras, pero menos aún en su capacidad de llevar a cabo empresa tan descomunal como era construir en España la democracia.

Ahora, 35 años después, quienes vivieron aquellos instantes reconocerán que el camino transitado resulta impresionante.

Y que esta España de hoy, con sus muchos fallos y problemas, que los tiene, incluyendo una pavorosa crisis económica, se encuentra, para bien, a años luz de la España de 1975.

Todo eso se ha producido con este monarca. Cierto es que no lo ha hecho él sólo, que detrás ha sido protagonista el pueblo español. Pero él ha estado al frente.

Juan Carlos I lleva 35 años en el trono. No está mal para aquel a quién apodaron “el Breve”. Y los que, por lo visto, le quedan.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·