Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Corinna no se quiere marchar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sigo intrigado. No termino de aclararme sobre lo que quiere Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la amiga entrañable del Rey como ella misma se define. Qué plan tiene: si ha venido para quedarse (Hola, El Mundo, Antena 3, Paris Match...) o se marchará definitivamente de nuestras vidas.

Hay quien aseguró en su día que su desembarco mediático en nuestro país tenía como objetivo protegerse, ganar inmunidad bajo la sutil amenaza de desvelar asuntos comprometidos para España.

Otros afirmaron que la princesa alemana sólo pretendía un sustento para el futuro, tras haber quedado liquidada (por indiscreta) como mediadora en la sombra. No hay conseguidor internacional que se precie que pueda portar el sambenito de lenguaraz.

Se habló también de un intento de venganza por su parte, tras una salida precipitada de España con su hijo nada más producirse la hospitalización del Rey, acompañada por agentes de los servicios de inteligencia.

Sea de ello lo que fuere, volvemos a tener a Corinna en primera línea.

Este domingo, El Mundo publicó un relato pormenorizado del día fatal de don Juan Carlos en Botsuana. Lo firmaba Ana Romero, la periodista que durante meses 'persiguió' a la princesa... hasta lograr una entrevista en Mónaco de la que ha sacado bastante partido como se puede ver.

Aquella noche del 13 de abril de 2012 el Rey llegó a las tres de la madrugada a su apartamento. El suelo del alojamiento era algo inestable y se cayó. Permaneció varias horas tirado en el suelo, sin poder moverse. Al día siguiente, el monarca no recordaba muy bien lo sucedido.

Desayunó en la cama. Huevos con bacon. Tenía bastante apetito: "con ese hambre especial que da acostarse tarde". Pero sentía dolor y tenía las extremidades frías. Cundió el pánico.

El equipo de Zarzuela y Corinna (siempre ella) organizó de inmediato la evacuación a Madrid. "Fue un gran número, con mucha preocupación y sin saber exactamente qué le pasaba". Angustia y preocupación.

Nada más llegar al hospital y pasar un reconocimiento de urgencia fue operado esa misma noche: se había fracturado la cadera en tres puntos.

Más en twitter: @javierfumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·