Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Catalina de Habsburgo, pone a su tercer hijo el nombre de su padre, Rodolfo, fallecido hace un mes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Condesa Catharina Secco d’Aragona, nacida Archiduquesa de Austria, Princesa de Hungría y Bohemia, y más conocida en España como Catalina de Habsburgo, autora de libros con temas históricos sobre su dinastía, ha sido madre por tercera vez de un niño al que ha puesto de nombre Rodolfo, en memoria de su recientemente fallecido padre Rudolph Syringus de Austria. El pequeño conde Rodolfo Secco d’Aragona es el tercer varón de la princesa Catharina y el Conde Massimiliano Secco d’Aragona tras Constantino (n. 2000) y Nicolò (n. 2002).

El nacimiento ha tenido lugar exactamente un mes después del fallecimiento del Archiduque Rudolph Syringus, padre de Catalina y hermano menor del Archiduque Otto. El Archiduque Rudolph fue el primer Habsburgo nacido en exilio, en el pueblo de Prangins en Suiza, tras ser sus padres los depuestos del trono del Imperio. El Archiduque Rudolph, se traslado en 1940 a Canadá para continuar sus estudios en la Universidad de Laval en Québec. No obstante Rudolph de Austria apoyo a su familia en sus esfuerzos contra el régimen Socialista Nacional en Austria y sus avances en influencia en Hungría. Los Habsburgos sobre todo apoyaban a la resistencia contras los nazis en Austria, Hungría y Croacia a través de sus contactos en la Casa Blanca y Downing Street.                                                                                             

Tras la guerra el Archiduque Rudolph y sus hermanos llegaron a Tirol con la esperanza de reestablecerse en su patria austriaca. Sin embargo el gobierno de Viena volvió a poner en vigor la Lex Habsburg que estipula el exilio para los herederos de la dinastía que no renuncien explícitamente por escrito a sus “derechos al trono”, un trono que ya no existía. El 21 de enero de 1946 el Archiduque Rudolph Syringus y sus hermanos partieron de Austria desterrados una vez más. Profesionalmente el Archiduque Rudolph emprendió una carrera profesional como ejecutivo junior en el Wall Street de Nueva York. Fue en la gran manzana donde en 1953 contrajo matrimonio con la condesa rusa Xenia Czernichev-Besobrasov. Poco después de la alianza nupcial la pareja se mudo al Congo Belga para dirigir una plantación de café en la entonces región de Kivu. Su primogénita la Archiduquesa Maria Anna nació todavía en Europa, es decir, en Uccle en 1954. Esta casada con el Príncipe Piotr Galitzine desde 1981. Los archiduques Carl Peter (n. 1955) y Simeon (n. 1958) llegaron al mundo en el Congo Belga. El primero esta casado con la Princesa Alexandra von Wrede desde 1998, mientras que el segundo desde 1996 con la Princesa María Paloma de Borbón-Dos Sicilias, hija del Infante don Carlos de Borbón-Dos Sicilias Ana, princesa de Orleans. Su último hijo con la Archiduquesa Xenia, Johannes, nació en Bruselas en 1962. La familia archiducal había regresado a Bélgica poco después de la independencia del Congo Belga, y se estableció en el exclusivo suburbio Sint-Pieters-Woluwe a las afueras de la capital belga. La Archiduquesa Xenia falleció en un accidente automovilístico en 1968 en la comunidad belga de Soignies. Siete años más tarde su hijo el Archiduque Johannes también falleció trágicamente en un accidente. En 1971 el Archiduque Rudolph se unió en segundas nupcias con la princesa alemana Anna Gabriele von Wrede con la que tuvo su última hija, la Archiduquesa Catharina Maria.

Los últimos años de vida del Archiduque Rudolph los dedicó al movimiento para la beatificación de su padre el Emperador y Rey Carlos, siervo de dios en la Iglesia Católica desde el 2004. Otra gran satisfacción para el ferviente archiduque fue la reciente apertura del proceso de beatificación de su madre la Emperatriz y Reina Zita.

El Archiduque Rudolph cerró los ojos después de haber recibido la gracia de dios del rito católica-cristiano el 15 de mayo del 2010. Una misa réquiem para su descanso eterno fue celebrada en la Notre Dame du Sablon de Bruselas el 29 de mayo. La ceremonia reunió a los descendientes del Archiduque Rudolph y a varios miembros del Gotha como los grandes duques de Luxemburgo, la Reina Fabiola de Bélgica, el Duque y la Duquesa de Brabante, el Archiduque y la Archiduquesa Lorenz de Austria, principes de Bélgica, el Príncipe Nikolaus y la Princesa Margaretha de Liechtenstein, al Infante don Carlos y a su mujer Anna de Calabria, entre muchos más. El sarcófago archiducal fue trasladado a Suiza para su entierro en la iglesia del convento de Muri en el cantón de Argovia.

Vea a Rudolph Syringus de Austria:

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·