Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Suecia

Los escándalos que han alcanzado a Carlos Gustavo y la reina Silvia sitúan a los príncipes Victoria y Daniel como los únicos que pueden salvar la monarquía en Suecia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los escándalos que están alcanzando a los reyes de Suecia han colocado a los príncipes herederos, Victoria y Daniel, como la tabla de salvación para proteger y salvar la corona. Ambos alcanzan un alto índice de popularidad y de respaldo.

Según relata Point de Vue, Carlos Gustavo XVI se ha visto envuelto en revelaciones sobre su relación con ambientes libertinos e incluso de tendencia mafiosa. A la publicación de la biografía “Le Roi Malgré lui, que desvela su gusto por los club de striptease, se suman ahora los escándalos que alcanzan a uno de sus mejores amigos, Anders Lettstrom, que intentó comprar, por 10 millones de coronas, fotos comprometedoras al propietario de un club nocturno conocido por sus relaciones con la mafia.

Acorralado por la prensa, el rey tuvo que comparecer el 30 de mayo en televisión para intentar dar explicaciones. Una larga entrevista que ha sido la primera en la historia de la monarquía sueca. Ya en noviembre rompió la tradición del ‘no comment’ y aludió a esa biografía diciendo que había que ‘pasar página’. Frase que se ha convertido en broma en los medios para evocar que alguien no quiere hablar de asuntos embarazosos.

Durante la entrevista, el presentador le preguntó directamente si había frecuentado clubs de striptease o un establecimiento porno, y Carlos Gustavo respondió que “según lo que se entienda” por ambas cosas.

Algunos diputados de izquierda han reclamado ya una “comisión de la verdad” para investigar los hechos y gestos de la familia real. Los adversarios le reprochan haberse metido en situaciones susceptibles de ser explotadas por otros, siendo como es jefe del Estado y presidente del Consejo de Asuntos Exteriores.

Hace un año, el 66 por ciento de los suecos le daban su confianza, ahora no son más del 44 por ciento.

Un 41 por ciento pide que abdique en su hija Victoria. La boda con Daniel incremento su popularidad y avivó el sentimiento monárquico, y su espontaneidad y sentido de responsabilidad la proporcionan un elevado respaldo para convertirse en la solución al problema de la monarquía.

Un grave problema de confianza en los actuales monarcas que tiene que ver también con las acusaciones sobre el pasado nazi del padre de la reina Silvia. La reina está destrozada, reconocen fuentes de la corte, y la familia triste.

En la entrevista televisada, el rey reconoció que la familia Bernadotte lo estaba pasando mal, pero que saldrá adelante. Para añadir que una eventual abdicación “no está de actualidad. Tradicionalmente, las cosas no se hacen así”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·