Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La corona británica aprovecha el cine para mejorar su imagen: podría ser ejemplo para la Casa Real española

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La familia real británica ha utilizado el cine para generar un clima de opinión pública favorable para la institución. Ahora, con motivo de los Juegos Olímpicos, la reina Isabel II ha vuelto a recurrir al séptimo arte para ganarse el cariño de los ciudadanos: protagonizó un cameo cinematográfico durante la ceremonia de apertura.

A través de la presencia masiva de la realeza en los Juegos Olímpicos de Londres, han continuado esa política de acercamiento a los ciudadanos.

Tanto la reina Isabel II como sus herederos directos han demostrado un gran interés por mostrarse cercanos y sobre todo humanos ante todos los medios de comunicación que minuto a minuto les seguían por las competiciones olímpicas.

Los duques de Cambridge, de forma casi omnipresente, han seguido el deporte británico en prácticamente todas las modalidades en que participaban sus deportistas.

La reina, en esta misma línea, simuló tirarse en paracaídas junto con James Bond, el cual previamente la había recogido en helicóptero en el palacio de Buckingham.

Esta corta secuencia cinematográfica forma parte de una estrategia comunicativa de acercamiento a través del cine llevada a cabo por la Casa Real británica desde hace varios años.

En 2006 se estrenó la primera película sobre la familia real con el apoyo de la misma. La película "The Queen" (La reina), protagonizada por Hellen Mirren, batió records en las taquillas de todo el mundo y consiguió seis nominaciones a los Oscars, en los que se alzó con el de mejor actriz para la protagonista, dos Globos de Oro, dos Premios Bafta, y hasta un Goya.

Fuentes del entorno de la reina afirmaron tras su estreno que Isabel II se sentía complacida con esta película basada en el impacto que la muerte de Diana de Gales había causado sobre la corona británica.

Dos años más tarde, en 2008, Sarah Ferguson, duquesa de York, junto con Martin Scorsese, ambos productores de la película, dieron forma en la gran pantalla a la juventud de la reina madre. El film "La reina Victoria", dirigida por Jean-Marc Vallée y protagonizada por Emilily Blunt, tuvo muy buena acogida entre el público y la crítica, consiguiendo un Oscar y dos Bafta.

Tras el éxito de estos dos largometrajes, la casa real británica siguió colaborando en la producción de películas que explicasen la historia de sus miembros de una forma amena y con tanta aceptación.

En 2010, Colin Firth dio vida al duque de York, que más tarde se convertiría en Jorge VI, tras la abdicación de su hermano mayor Eduardo VIII. Tom Hopper, director de la película "El discurso del rey", logró acercar al público a un rey cuya tartamudez le impidió llevar una vida normal. Como sus antecesoras, "El discurso del rey" fue una película que arrasó en las taquillas y que consiguió una lista de premios internacionales muy extensa.

Finalmente, siguiendo con esta línea comunicativa de acercamiento a la gente, Isabel II ha realizado su aportación como protagonista de un cortometraje en la que aparecía siendo recogida en palacio por James Bond, recorriendo Londres en helicóptero, desde el que al final terminaría saltando en paracaídas para llegar a tiempo a la ceremonia de apertura de los Juegos olímpicos de Londres.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·