Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Tras las protestas de ciudadanos y diputados de la oposición

Reino Unido estudia cómo rebajar la visita de Trump a Isabel II

Se baraja la opción de que la reina reciba al presidente de Estados Unidos en su residencia veraniega de Balmoral (Escocia) en vez de en Buckingham

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La invitación a Donald Trump para que realice una visita de Estado se ha convertido en un asunto incómodo para las autoridades del Reino Unido. Las protestas contra las primeras decisiones del presidente de Estados Unidos han llevado a que el gobierno y la casa real traten de que la visita tenga un perfil bajo.

La reina Isabel II, en Balmoral. La reina Isabel II, en Balmoral.

El gobierno británico, en nombre de la reina, invitó a Donald Trump a realizar una visita al Reino Unido este 2017, para reforzar así las estrechas relaciones entre los dos países. El problema ha surgido cuando colectivos británicos han empezado a movilizarse contra las decisiones polémicas de Trump, como el veto a extranjeros de algunos países de mayoría musulmana.

Eso ha situado en una situación incómoda a la casa real y a la reina Isabel II, ya que la invitación se cursó oficialmente en su nombre. Desde Buckingham se han tratado de desmarcar, pero si hay visita de Estado, será la monarca la “anfitriona” de Trump.

Ahora el gobierno británico parece querer rebajar esa visita, y sobre todo evitar protestas ciudadanas y desplantes de diputados laboristas y de otros partidos de la oposición.

De ahí que se esté barajando que el viaje de Trump al Reino Unido tenga lugar en el verano, en las vacaciones parlamentarias. Y en cuando a la reina, se están barajando varias opciones.

Por ejemplo, que en vez de una cena oficial en el Palacio de Buckingham, con la máxima etiqueta, el presidente de Estados Unidos sea agasajado por la reina Isabel en el castillo de Windsor, a las afuera de Londres, donde sería más difícil que hubiera manifestaciones.

Incluso se estudia la posibilidad de que el encuentro con Trump se produzca en Balmoral, la residencia de Escocia en la que la reina y su familia pasa las vacaciones de verano. Se espera que Isabel II y su esposo Felipe de Edimburgo se encuentren allí en esas fechas de agosto o septiembre en que podría organizarse la visita de Trump.

De esta forma se facilitaría que gran parte de la visita se desarrolle no en Londres, sino en Escocia. Por ejemplo, se podría dar el caso de que como gesto a Trump, pero a la vez para evitar grandes ciudades, se organice una visita a la isla de Lewis en la que nació su madre. Además, Trump posee varios campos de golf en Escocia, por lo que se plantea centrar allí su visita.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·