Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Ayer superó el récord de su tatarabuela Victoria

Isabel II se da un baño de multitudes tras convertirse en la reina más longeva de Reino Unido

No hubo ninguna celebración específica por este acontecimiento. La monarca cumplió con sus compromisos de agenda y recibió el cariño de los ciudadanos que aguardaban su llegada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ayer Isabel II batió récord de reinado superando el tiempo que había permanecido en el trono su tatarabuela Victoria. Convertida en la monarca más longeva de Reino Unido, la soberana británica afrontó esa jornada como una más. Cumplió con su agenda de actividades, aunque también pudo comprobar en buena medida el cariño que le tienen los ciudadanos. 

Isabel II, reina de Inglaterra. Isabel II, reina de Inglaterra.

La soberana pasó la jornada en Escocia, donde inauguró una línea de tren que une este territorio con Reino Unido. Posteriormente, Isabel se reunió con la ministra escocesa.

El hecho de que la reina visitase Escocia en ese día tiene un significado importante, ya que ella se ha esforzado por mantener una relación estrecha con este territorio tras las elecciones celebradas para decidir si se independizaba de Reino Unido.

Isabel, acompañada por su esposo Felipe de Edimburgo, reapareció ayer en público luciendo el broche de 506 diamantes que permaneció a la reina Victoria, y con su habitual atuendo de traje y sombrero que ha convertido en un ‘habitual’ durante sus años en el trono.

Durante su trayecto para cumplir con estas actividades, Isabel pudo comprobar el cariño que le tienen los ciudadanos. Cientos de personas esperaban su llegada y se agolpaban en la valla establecida como medida de seguridad para ver de cerca a la soberana británica.

La reina se mostró especialmente sonriente durante toda la jornada, en la que el resto de miembros de la familia real británica también cumplieron con normalidad con las actividades de su agenda oficial.

Celebración privada

Como hemos mencionado anteriormente, la casa real británica no organizó ninguna celebración oficial para festejar el récord batido por Isabel II.

La reina celebró este acontecimiento en la intimidad. Para ello, la soberana británica ofreció en el Castillo de Balmoral una cena privada, que contó con la presencia de los príncipes Guillermo y Kate.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·