Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La reina Isabel II y la duquesa de Cornualles decoran el árbol de Navidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La familia real británica se ha contagiado del espíritu festivo propio de estas fechas. La reina de Inglaterra, Isabel II, y su nuera Camila, duquesa de Cornualles, han participado en la decoración de un árbol navideño con motivo de una causa benéfica.


La reina Isabel y la duquesa Camila. La reina Isabel y la duquesa Camila.

La soberana británica y la esposa del príncipe de Gales han visitado recientemente la nueva sede de Barnardo, la organización benéfica que mayor número de proyectos promueve en Reino Unido a favor de los niños y jóvenes más necesitados.

Entre las diversas iniciativas que impulsa esta fundación sin ánimo de lucro, destacan una amplia variedad de tiendas en las que poder encontrar todo tipo de enseres: desde libros a un módico precio, hasta muebles y objetos de decoración a un coste considerablemente bajo.

Además de estos establecimientos, la asociación benéfica también colabora prestando su ayuda a las personas con menos recursos mediante la creación de campañas publicitarias, voluntariados y numerosos proyectos de investigación.

Todos los beneficios que recauda la organización Barnardo están dirigidos a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos británicos que viven en situación de pobreza, prestando una especial atención a los niños y adolescentes en riesgo de exclusión social.

Este año, la organización ha contado con unas embajadoras de excepción. La reina de Inglaterra y su nuera, la duquesa Camila, han visitado la inauguración de una de sus sedes, situado en el oeste de Londres.

Tanto Isabel II como la esposa del príncipe Carlos se implicaron plenamente en el acto: además de saludar a los trabajadores de la organización que estuvieron presentes, también participaron animadamente en la decoración de un árbol navideño ubicado en las instalaciones del nuevo edificio.

La soberana británica se encargó de colocar cuidadosamente su adorno, elaborado con una tela llamativa en tonos rojos, en uno de los lugares más visibles del abeto, mientras que la duquesa de Cornualles también hizo lo propio con un pequeño colgante decorativo hecho con terciopelo azul y perlas blancas.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·