Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La princesa Anne de Inglaterra, hija de la reina Isabel II, nueva rectora de la Universidad de Edimburgo: se ha enfrentado en su estreno a manifestaciones estudiantiles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La princesa Anne de Inglaterra, hija de la reina Isabel II, ha sido nombrada rectora de la Universidad de Edimburgo. Ha comenzado su labor con la inauguración de los trabajos de reforma y mejora de las instalaciones y la entrega de un premio a la autora J.K. Rowling. Sus primeros pasos se han visto enturbiados por las protestas estudiantiles contra el aumento de las tasas de matriculación.

Anne de Inglaterra ha ocupado el cargo para el que fue designada en marzo de este año. Uno de los factores que han influido en su elección es la experiencia en el ámbito universitario. La princesa Anne es también patrona de la Escuela de Estudios Veterinarios.

Se convierte así en el octavo rector de la Universidad de Edimburgo, relevando al duque de Edimburgo que ocupaba el cargo desde 1953. Entre sus nuevas responsabilidades está el nombramiento de un asesor pera el Tribunal de la Universidad y actuar como presidenta del Consejo General.

El primer acto de la princesa Anna ha sido la inauguración del patio central remodelado de la Universidad, como parte de los proyectos de mejora. Después ha galardonado a la escritora J.K. Rowling con el premio al benefactor de la Universidad.

La autora ha participado en la recaudación de fondos para la universidad, y ha donado 10 millones de libras para financiar una clínica de neurología regenerativa. El centro, que llevará el nombre de su madre, se especializará en la esclerosis múltiple.

Durante este acto la princesa Anna ha pronunciado un discurso que se ha visto eclipsado por los gritos de protesta de los estudiantes. La ceremonia se ha celebrado al aire libre, en uno de los patios, por lo que cerca de 30 estudiantes han podido acceder a la zona sin dificultad.

La protesta de los alumnos se debe al aumento en las tasas de matriculación, que ascienden a 9.000 libas anuales (10.300 euros) en una carrera de 4 años. La situación se agrava porque esta subida de precio afecta de manera desigual a los jóvenes de Reino Unido, según su lugar de origen.

La Universidad de Edimburgo, en Escocia, mantiene las privilegios para estudiantes de esta nación, mientras que los jóvenes de Inglaterra, Irlanda del Norte y Gales tendrán que pagar más.

Por esta razón los manifestantes increparon a la princesa Anna coreando "Si puede permitirse ser princesa ¿Puede pagar mis estudios?". Por su parte la hija de la reina de Inglaterra se ha dirigido a la treintena de alumnos para decir que "la universidad concede gran importancia a la libertad de expresión, siempre y cuando los puntos de vista se expongan de manera tranquila y legal".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·