Jueves 19/10/2017. Actualizado 18:50h

·Publicidad·

Reino Unido

El príncipe Enrique es criticado por un líder extremista islámico por su presencia estas Navidades en Afganistán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"Chacal borracho que mata inocentes", así es como ha definido el temido 'señor de la guerra' Gulbuddin Hekmatyar , el que fuera primer ministro de Afganistán, al nieto de la Reina de Inglaterra que ha estado estas Navidades destinado en tierras afganas.

Así lo ha expresado el diario británico The Daily Telegraph que le ha realizado una entrevista en exclusiva a Gulbuddin Hekmatyar, una persona considerada por Estados Unidos como peligrosa. En esta información el líder islámico profiere insultos a la Casa Real Británica. En la misma entrevista critica a la familia real británica al asegurar que "no entiende cómo el pueblo británico acepta que sus hijos sean enviados a una muerte segura con el fin de complacer a los generales norteamericanos". Focalizando la atención en el Príncipe Enrique, se refiere a él y dice que ha llegado a Afganistán para matar a afganos inocentes mientras está borracho. Quiere cazar a mujaheddines con sus misiles disparados desde helicópteros sin ningún tipo de vergüenza".

Al preguntarle sobre uno de los ataques que sufrió el nieto de la Reina de Inglaterra contra una base donde se encontraba dice: "Durante el ataque en la base estadounidense el príncipe estuvo a punto de ser cazado y se huyó buscando un agujero en el que esconderse. Parece que algunas autoridades británicas todavía sueñan con los tiempos de los siglos XVIII y XIX y que quieren que su embajador sea tratado como un virrey y su príncipe vista de uniforme para cazar seres humanos y reproducir el satánico papel que jugaban en el pasado".

Hay que recordar que el príncipe Enrique está en Afganistán como piloto de helicópteros Apache. Un portavoz militar aseguró en los primeros ataques producidos en septiembre que el príncipe está allí destinado como un militar más pero que como es lógico se han tomado medidas de seguridad para protegerle de cualquier ataque porque son conscientes de que "puede ser el blanco" de radicales de la zona. El príncipe Enrique permanecerá en Afganistán por un periodo de cuatro meses.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·