Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Los duques de Cambridge sustituyeron el Palacio de Sandringham por la casa de los padres de la princesa Catalina para celebrar el fin de año

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los príncipes Guillermo y Catalina quisieron festejar la Nochevieja de una forma sencilla y en un ambiente familiar. Por ello, los duques de Cambridge escogieron como escenario para esta celebración la casa de los Middleton, donde disfrutaron de la tradicional cena navideña y posterior fiesta de fin de año como cualquier ciudadano británico.


Los duques de Cambridge. Los duques de Cambridge.

Tras la celebración de la Navidad junto a los miembros de la familia real de Reino Unido, los duques de Cambridge eligieron un entorno más informal para pasar las últimas horas del año.

Para esta ocasión, el heredero al trono y su esposa sustituyeron el Palacio de Sandringham, una de las residencias de la corona británica, por Bucklebury, situado al sureste de Inglaterra, donde viven actualmente Michael y Carole Middleton, los padres de la princesa Catalina.

Fue en la residencia de los Middleton donde los duques de Cambridge celebraron la Nochevieja junto a su primogénito, el príncipe Jorge, que festejaba su primer fin de año junto a su familia materna.

Además de los padres de Catalina, también se unieron a esta fiesta los hermanos de la princesa: Pippa Middleton, que acudió acompañada por su novio Nico Jackson, y James, que también se desplazó a la residencia familiar junto a su pareja Donna Air.

Según fuentes del entorno de la corona británica, aunque el heredero al trono Guillermo disfruta de las breves estancias en el Palacio de Sandringham, como en la última ocasión con motivo de la celebración de la Navidad donde pasó unos días en compañía de su extensa familia, al príncipe también le gusta visitar a los padres de la princesa Catalina.

Estas mismas fuentes aseguran que el nieto de la reina Isabel aprovecha sus jornadas de descanso para desplazarse, en compañía de su esposa, a la residencia familiar de los Middleton, donde Guillermo y Catalina pueden desenvolverse en un ambiente informal alejado de los protocolos tradicionales de la realeza británica.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·