Viernes 22/06/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Es sobrino de la reina abanderada Margarita

El nieto “repudiado” de Miguel I de Rumanía vuelve a cobrar protagonismo

Nicolás, que fue apartado por su abuelo tras un escándalo sexual, recibió el cariño de un gran número de ciudadanos durante el funeral de Miguel I en Bucarest

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Nicolás fue rechazado por su abuelo para el trono tras un escándalo sexual que provocó en 2015 al dejar a su novia embarazada sin haber contraído matrimonio. Dos años después y en el funeral de Miguel I, Nicolás ha recibido muestras de cariño por parte de mucha gente.


Nicolás y Miguel de Rumanía. Nicolás y Miguel de Rumanía.

Los ciudadanos que acudieron al velatorio de Miguel I estaban pendientes de Nicolás, que acudió al funeral de su abuelo el sábado 16 de diciembre. El príncipe de Rumania fue destituido de su título por provocar un escándalo sexual: tuvo un hijo fuera del matrimonio. Sin embargo, en el velatorio de Miguel I , mucha gente se fijo en él y en su futura esposa, Alina-Maria Binder, tanto que los consideran los “Harry y Meghan” de Rumanía.

En el funeral muchos comentaban que querrían que fuesen los futuros reyes del país. Un hecho que refleja que se han olvidado de la “mala reputación” que obtuvo Nicolás tras el escándalo sexual hace dos años. Y es que al no tener hijos Margarita, los derechos sucesorios pasarían a su hermana Elena, y después al hijo de ésta, Nicolás. El rey Miguel tenía puestas muchas esperanzas en este joven, al que concedió el título de príncipe.

Sin embargo, en agosto de 2015 le retiró el título a Nicolás y lo apartó de la línea de sucesión. No explicitó los motivos, pero dio a entender que no mantenía una vida “modesta y con principios morales”. Después se dijo que la causa era que Nicolás había tenido una hija sin estar casado.

Nicolás y su prometida Alina-Maria Binder, se están ganando el cariño de Rumanía. El país ya no tiene poder constitucional, pero los rumanos le tiene mucho respeto a la familia real, ya que dicen que para ellos representan al país más que cualquier político. El nieto de Miguel I habría sido el tercero en la línea para el trono si aún existiera.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·