Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Iba a ser el sucesor de la princesa Margarita

El nieto ‘repudiado’ por Miguel de Rumanía protagoniza un incidente al ir a ver a su abuelo enfermo

El rey destronado se encuentra muy delicado de salud. Nicolás se enfrentó al personal de su residencia al tratar de entrar, ya que tiene el acceso vetado desde hace dos años

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miguel I de Rumanía se encuentra gravemente enfermo desde hace años, y su estado se ha agravado en los últimos días. A su residencia en Suiza han acudido sus familiares, pero también trató de entrar un miembro ‘vetado’ por el rey Miguel: su nieto Nicolás.

Nicolás y Miguel de Rumanía. Nicolás y Miguel de Rumanía.

El cáncer que sufre desde hace años obligó a Miguel I, depuesto como rey de Rumanía en 1947 por los comunistas, a ceder a su hija Margarita el testigo como “custodio de la corona”.

Al no tener hijos Margarita, los derechos sucesorios pasarían a su hermana Elena, y después al hijo de ésta, Nicolás. El rey Miguel tenía puestas muchas esperanzas en este joven, al que concedió el título de príncipe.

Pero en agosto de 2015 le retiró el título a Nicolás y lo apartó de la línea de sucesión. No explicitó los motivos, pero dio a entender que no mantenía una vida “modesta y con principios morales”. Después se dijo que la causa era que Nicolás había tenido una hija sin estar casado

Ahora que el grave estado de salud de Miguel I se ha deteriorado en las últimas semanas, su hija Margarita, el esposo de ésta el príncipe Radu, y otros familiares del monarca destronado se desplazaron a Suiza, donde está ingresado, en previsión de que pueden ser sus últimas semanas o días de vida. De hecho, viajó hasta Suiza también un prelado rumano para dar la comunión a Miguel.

Estos momentos tan difíciles para la familia real de Rumanía se vieron enturbiados la noche del martes 7 de noviembre cuando trató de visitar al rey su nieto Nicolás. Miguel I había dejado tajantemente claro que no permitía que Nicolás le visitara.

El joven de 32 años, sin embargo, se presentó allí y protagonizó un incidente. Según los comunicados de la casa real rumana, Nicolás intentó entrar a la fuerza en la residencia y terminó agrediendo a tres personas, dejando heridas a una de ellas. Eso provocó miedo en las enfermeras que cuidan de Miguel I, y la casa real rumana ha presentado una denuncia contra Nicolás a la policía suiza.

Para salir al paso de las acusaciones, Nicolás escribió su explicación a los sucedido en Facebook. Dijo que sólo quería despedirse de su abulo de forma respetuosa, pero que no le dejaron hacerlo pese a que él cree que de poder tomar la decisión Miguel lo habría permitido.

“Estoy decepcionado y triste por la dureza con que me trata la casa real y mi madre”, lamentaba Nicolás, que tacha de difamatorio el comunicado de la casa real de Rumanía.

También se ha hecho público otro comunicado de la casa real, difundiendo un mensaje de la princesa Elena, segunda hija de Miguel, que se muestra profundamente dolida con la actitud de su hijo Nicolás por haber perturbado estos días de dolor por el agravamiento del estado de salud del rey.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·