Jueves 23/11/2017. Actualizado 12:23h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

La monarquía fue derribada en 1947 por el régimen comunista

La princesa Margarita asume la corona de Rumanía ocho años después del fin de la Ley Sálica

Miguel I ha cedido los derechos ante el empeoramiento de su estado de salud: ha sido ingresado en una clínica suiza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

69 años después de ser depuesto como rey de Rumanía, Miguel I ha decidido ceder el título de custodio de la corona a su hija primogénita Margarita. El grave estado de salud de Miguel (de 94 años) le ha llevado a tomar esta decisión ante su ingreso en una clínica de Lausana (Suiza).

Margarita y Miguel de Rumanía. Margarita y Miguel de Rumanía.

“En las últimas semanas ha recibido la noticia de un diagnóstico médico grave […] Estoy seguro de que mi hija Margarita, Custodia de la Corona, cuenta con la sabiduría y la fuerza para que me represente y para cumplir con todas mis actividades públicas”: con este mensaje el rey de Rumanía anunció su decisión de dejar en manos de su heredera el liderazgo de la monarquía expulsada en 1947 por el régimen comunista prosoviético que se estableció tras la Segunda Guerra Mundial.

Ese mismo día se reunió el Consejo Real, un órgano que el rey creó en 2010 para asesorarse y consultar decisiones importantes. El consejo lo integran la princesa Margarita, su marido el príncipe Radu, el archiduque de Austria Lorenzo (que es también príncipe de Bélgica), el jefe de la casa real Andrew Popper, y otros consejeros.

El Consejo Real se reunió con el rey y se informó del estado de salud de Miguel I, que recientemente se tuvo que someter a una intervención quirúrgica. Los médicos le han diagnosticado carcinoma epidermoide con metástisis y leucemia crónica: por ello se tendrá que someter a un tratamiento más complejo y exigente que le va a impedir aparecer en público durante mucho tiempo.

Por ese motivo se ha producido ese relevo por la princesa Margarita. Ahora el Consejo Real se ha puesto a disposición de la heredera, Custodia de la Corona de Rumanía.

El rey sólo tiene hijas

Esta sucesión que ahora se ha producido hubiera sido imposible hace unos años. Y es que la monarquía rumana tuvo vigente hasta 2008 la Ley Sálica, que impedía a las mujeres reinar. Miguel I sólo ha tenido descendencia femenina, y por ello acabó con este precepto para convertir a su hija mayor en “Su Alteza Real Margarita, princesa heredera de Rumanía y princesa de Hohenzollern”.

Hay que señalar que Margarita (de 69 años) y Radu no tienen hijos, por lo que le sucedería su hermana la princesa Elena, que sí tiene descendencia.

Después de conocerse esta decisión del rey, su oficina de prensa ya informó de que hacía varios días que Miguel I había sido ingresado en una clínica de Lausana cuyo nombre no se ha revelado para proteger la intimidad del monarca.

El enfermo se encuentra en situación estable dentro de la gravedad. La princesa Margarita y su marido Radu están en Suiza, la lado del rey también de la reina Ana. Las otras hijas de los reyes, Elena, Sofía y María, van a viajar a Lausana para estar junto a su familia, aunque están en contacto permanente para conocer la evolución del estado de salud de Miguel I.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·