Viernes 20/10/2017. Actualizado 20:34h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El descontrol del ex príncipe heredero de Nepal en un hotel de Chitwan podría costarle la cárcel

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ex príncipe heredero de Nepal, Paras Shah, hijo del último rey de aquel país himalayo, se encuentra próximo a ser juzgado por haber disparado en el transcurso de una discusión que mantuvo en un hotel en Chitwan, Nepal.

El pasado 14 de diciembre, Paras Shah disparó varias veces con su pistola a Rubel Chaudhary, un bangladeshí yerno de la actual viceprimer ministra y titular del ministerio de Exteriores de Nepal, Sujata Koirala, y nieto político del fallecido ex jefe de Gobierno nepalí, Girija Prasand Koirala. Según Chaudhary, “el ex príncipe sacó una pistola y empezó a abrir fuego al tiempo que acusaba a la familia Koirala de haber conspirado para abolir la monarquía en el país”.

Tras el incidente, los empleados del parque escoltaron a la pareja fuera del recinto, según informa el diario nepalí Kantipur. Al parecer, el antiguo príncipe se había enfurecido muchísimo al enterarse de que Chaudhary y su esposa se alojaban en el mismo hotel, del enclave turístico de Pokhara, que se hospedaban él y un grupo de amigos.

En un comunicado enviado a la prensa por el ex príncipe, éste, encontrándose en un restaurante ubicado en el Parque Nacional de Chitwan, defendió que únicamente disparó en una ocasión al aire en el exterior. Paras Shah alegó que lo hizo porque no pudo controlarse ante las provocaciones de ciudadanos de nacionalidad india y bangladeshí -Chaudhary es originario de Bangladesh- que, según dijo, le insultaron a él y a su país.

Por el contrario, Rubel Chaudhary acusó al antiguo príncipe de amenazar con matarlo: “Dijo que quería llevarme a la selva para ver los tigres, pero me negué porque era ya tarde en la noche. Luego empezó a hacer amenazas. Me dijo que nos iba a matar, a mí, a mi esposa y mis hijos”.

Las autoridades detuvieron y le tomaron declaración, después de que la segunda formación política de Nepal, el Partido del Congreso, pidiera su arresto. “Fue arrestado bajo la Ley de Delito Público porque usó armas de fuego en un lugar público y amenazó a otros”, explicó el oficial de la Policía, Ramesh Karel.

El príncipe Paras tuvo siempre fama de borracho y violento, con dos atropellos de tráfico con fuga, asuntos de drogas y hasta se le imputó relación con el comercio de mujeres que envía cada año a 7.000 desgraciadas a los burdeles de India. Los dueños de las discotecas de Thamel, el barrio más turístico de la capital, están aterrorizados por las incursiones del “Príncipe Negro” -como era conocido-, siempre armado y acompañado por robustos guardaespaldas.

Durante la monarquía, los excesos y el comportamiento violento de Paras Shah fueron objeto de polémica en varias ocasiones, como aquella en que atropelló con su todoterreno a un popular cantante nepalí, quien acabó muriendo. Paras, sobrino del entonces rey Birendra, nunca llegó a ser arrestado por ello.

Hubo manifestaciones violentas que exigieron justicia en las calles de Katmandú, y más de 600 mil ciudadanos firmaron una petición al fallecido rey Birendra exigiendole que tomara cartas en el asunto y enjuiciara a su sobrino. Paras nunca se enfrentó a los cargos, y un oficial del ejército se adjudicó la responsabilidad por el incidente. Más tarde, el ex príncipe heredero fue acusado de golpear a un oficial de la policía nepalí con la culata de su arma automática, después de ser detenido por conducir ebrio.

No sorpresivamente, una parte importante de la opinión pública sospechó que Paras participó en un complot para asesinar a casi toda la familia real. En junio de 2001 el príncipe Paras sobrevivió al tiroteo en el Palacio Real de Narayanhity en el que resultó muerto su tío, el rey Birendra, junto a la reina Aishwarya, sus hijos y otros miembros de la familia real. El autor del hecho, el príncipe heredero Dipendra, resultó herido tras dispararse, siendo proclamado rey en estado de coma, y muriendo horas después.

Hasta ahí la versión oficial, aunque otras versiones apuntan que tras el misterioso tiroteo estuvieron el príncipe Paras Shah y su padre, Gyanendra, entronizado rey tras la muerte de Dipendra. Sobre todo, sabiendo que el único superviviente del regicidio fue el príncipe Paras. El nuevo nunca consiguió el cariño de sus súbditos y en 2008 fue destronado, tras una votación en la que el pueblo nepalí decidió poner fin a 240 años de monarquía. Las sospechas de que él y su hijo estuvieron tras la matanza del amado rey Birendra nunca fueron abandonadas por los nepalíes.

Tras siglos de monarquía, Nepal se convirtió en república y las elecciones situaron al fallecido abuelo político de Rubel Chaudhary en la jefatura de Gobierno. El acuerdo de paz de 2006 que puso fin a la guerra civil entre el Estado y la guerrilla maoísta permitió la celebración de elecciones a una Asamblea Constituyente que en 2008 aprobó al proclamación de la república y el fin de 240 años de monarquía.

Desde entonces, Paras Shah reside en Singapur con su esposa y sus tres hijos, pero continúa mantenido una casa en Nepal, realizando frecuentes viajes a su país natal. Su esposa, Himani Singh, quien viene de una familia principesca en la India, anunció recientemente que pondría en marcha un fondo para ayudar a las mujeres pobre y los niños en Nepal. – Darío Silva D’Andrea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·