Lunes 26/02/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El príncipe saudita Salman Bin Abdellaziz, de nuevo en su espectacular mansión en Marbella: un centenar de personas serán contratadas a su servicio.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Salman Bin Abdelaziz Al- saud, príncipe soberano de Arabia Saudí, descansa ya en su espectacular palaciego de Al Riyad en Marbella, acompañado de su familia. Un centenar de personas de la región han sido contratadas para cubrir los servicios que necesita el palacio estos días.

Desde hace tres décadas, la familia de Salman Bin Abdelaziz y su sequito establecen su residencia de verano en la costa hasta finales de julio, ya que deben volver a Arabia Saudí al comienzo de agosto, noveno mes en el calendario musulmán y tiempo de celebración del Ramadán.

Los trabajadores contratados por el monarca realizaran labores de conducción, administración y mantenimiento del palacete. Los jardineros trabajan en la residencia durante todo el año. En el caso de los chóferes, pueden ganar diariamente lo que otro trabajador cobraría en un mes, sin contar con las propinas recibidas en dólares.

El príncipe y su familia – compuesta por su mujer, hijos y nietos- suelen frecuentar el casco antiguo de la ciudad, acuden a los comercios con los que mantienen amistad y son tratados cortésmente. Salaman Bin Abdelaziz y sus asesores están enterados del mercado y precios en aquellos productos y servicios que demandan. La Familia real gusta de comer en los restaurantes la gastronomía mediterránea y pasear por el puerto, donde se encuentra atracado todo el año su yate llamado ‘Shaf of London’.

Según Miguel Gómez, presidente del CIT consultado por Monarquía Confidencial, el príncipe se muestra respetuoso y cercano con la población marbellí, y no cumple el chiché de despilfarro incontrolado del que hacían gala los jeques en el pasado. El imán de la ciudad es invitado a la mesa del príncipe cada vez que se encuentra en Marbella.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·