Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El Rey Bhumibol de Tailandia sale del hospital para celebrar su 83º cumpleaños

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con una salud muy deteriorada, y 64 años de reinado a cuestas, aunque con una popularidad sin precedentes en la historia tailandesa, el Rey Bhumibol Adulyadej ha salido en silla de ruedas del hospital donde se encontraba internado para participar de los festejos oficiales del Día Nacional de Tailandia, su propio cumpleaños. Por tercera vez consecutiva, sin embargo, este año el rey no pronunció el esperado discurso anual a la nación, considerado palabra sagrada por los tailandeses.

El anciano monarca, el monarca que más tiempo lleva sentado en un trono en todo el mundo, participó de una recepción oficial, en la que hizo un llamamiento a la unidad del país en un somero discurso que pronunció con un tono de voz debilitado, instando a sus súbditos a cumplir con sus obligaciones y a no dañar a la nación, aunque no se refirió directamente a las crisis provocada por las violentas protestas que terminaron con 92 muertos y más de 1.800 heridos el pasado mayo.

Sentado en una silla de ruedas y ataviado con un traje ceremonial dorado, el rey saludó tímidamente a las autoridades presentes en la ceremonia, a la que también acudieron sus hijos (el príncipe heredero Vajiralongkorn y las princesas Ubbol Rattana, Chulabhorn y Sirindhorn), y su esposa, la Reina Sirikit, con quien este año ha cumplido 60 años de matrimonio.

En la calle de Bangkok, y bajo estrictas medidas de seguridad, miles de tailandeses, muchos visiblemente emocionados, agitaban banderas tailandesas y otras amarillas con el escudo real para saludar a su rey, al que veneran como una persona santa o incluso un semidiós. “¡Larga vida al rey, larga vida al rey!”, coreaba la multitud, que se arrodilló al paso de la caravana en la que viajaba Bhumibol Adulyadej, tal como se acostumbra. Los súbditos vestían camisetas rosas, color que simboliza su deseo para la pronta recuperación del monarca, y cientos de miles de bombillas y flores adornaron el casco antiguo de Bangkok, donde también cuelgan grandes carteles con los retratos del rey y la reina.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, envió las felicitaciones del Gobierno estadounidense al rey, que es hasta ahora el primer y único monarca nacido (el 5 de diciembre de 1927) en suelo norteamericano. La señora Clinton ha destacado “los incansables esfuerzos” de Bhumibol por su pueblo y afirmó que “Estados Unidos se siente orgulloso de llamar amigo cercano y aliado al Reino de Tailandia”. “Hace cincuenta años, Estados Unidos celebró la histórica visita de su majestad y la familia real a la tierra que en la que nació, fortaleciendo los lazos de la buena voluntad y amistad entre nuestros dos países”, señaló.

El 19 de septiembre del año pasado, el Rey Bhumibol ingresó en el hospital por una infección pulmonar y falta de apetito y, desde entonces, ha realizado escasas apariciones en público. Sus estadías en el hospital han sido cada vez más frecuentes y prolongadas, lo que provoca entre los tailandeses una sensación de pena y mucha inseguridad, ya que ni siquiera el príncipe heredero Vajiralongkorn logra igualar la popularidad, el amor y el respeto que Bhumibol ha sabido granjearse. Las autoridades apenas se refieren a su estado de salud y mantienen un total mutismo acerca de la sucesión en el trono, debido a la estricta ley de lesa majestad, que prevé penas de entre 3 y 15 años de cárcel para quien ofenda a la corona.

DARÍO SILVA-D’ANDREA

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·