Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

La reina Rania evita sus compromisos oficiales en Jordania

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reina Rania ha reducido sus compromisos oficiales en Jordania. Desde hace meses, su agenda se limita a la asistencia a distintos actos promovidos por las organizaciones benéficas en las que participa activamente, con el fin de aparecer lo menos posible ante los ciudadanos jordanos.

Desde la primavera árabe, las apariciones públicas de la reina han sido prácticamente inexistentes. La última excepción en la que se ha visto a Rania fuera de palacio tuvo lugar en mayo de este año, durante el 67 aniversario del Día de la Independencia Jordana, donde pudimos ver a la esposa del monarca en compañía de sus cuatro hijos.

La reina goza de una mejor reputación fuera de su país que en su propia nación. La imagen ostentosa que transmite en cada una de sus apariciones oficiales no agrada a los ciudadanos, quienes no se sienten identificados con la imagen de la consorte del rey Abdalá.

Por este motivo, la reina ha optado por alejarse de los eventos oficiales en Jordania y dedicarse, de forma intensiva, a los compromisos que mantiene actualmente con las fundaciones de ayuda a los más desfavorecidos, tanto dentro del país como fuera de sus fronteras.

La esposa del rey Abdalá II está completamente volcada en la labor humanitaria que realiza a través de la Fundación Río Jordán, una organización benéfica que proporciona recursos a las familias más necesitadas del país, con el objetivo de solventar la situación de pobreza que afronta un sector considerablemente elevado del pueblo jordano.

Sin embargo, esta fundación no es la única en la que está involucrada la reina. Además del trabajo que desempeña en esta organización sin ánimo de lucro, Rania de Jordania compagina sus labores institucionales con las funciones que realiza en UNICEF y UNGEI, dos campañas que promueven la mejora en la educación de los niños más desfavorecidos, siendo en éstas promotora eminente y presidenta honoraria, respectivamente.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·