Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Point de Vue pone en cuestión que el cráneo identificado como el de Enrique IV sea realmente el del primer Borbón rey de Francia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

@font-face {"Calibri"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; text-align: justify; font-size: 12pt;"Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; } El 16 de diciembre, en el auditórium del Gran Palais, en París, un equipo de científicos y periodistas, encabezados por Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, proclamaron que habían autentificado la cabeza momificada de Enrique IV, el primer rey de Francia de la dinastía borbónica. Pues bien, Point de Vue no lo tiene claro.

@font-face {"Calibri"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; text-align: justify; font-size: 12pt;"Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; } La revista francesa, tradicionalmente vinculada a la rama rival de Luis Alfonso de Borbón, es decir, los Orleans, y con la firma de Philippe Delorme, se pregunta en su último número “¿Se ha descubierto de verdad la cabeza de Enrique IV”. Afirma que se ha realizado de manera prematura.

El cráneo ha sido estudiado por un equipo internacional de diecinueve científicos, dirigidos por el doctor Philippe Charlier, médico forense y paleopatólogo de renombre, que lo ha sido sometido a una batería de tests (radiología, reconstrucción facial toxicología, datación, etc.), y los resultados han sido publicados en el British Medical Journal.

Las conclusiones son que había sido sometido a un proceso de embalsamamiento, la prueba del carbono 14 concluyó que pertenecía a un personaje que vivió entre 1450 y 1650, y la forma del cráneo coincide con la de estatuas del rey contemporáneas, mientras que marcas corporales, como una cicatriz en el labio, etc. van en la misma dirección

El cráneo han sido entregado a Luis Alfonso de Borbón, como descendiente directo del rey, quien ha mostrado su deseo de que sean depositados en la basílica de Saint-Denis, el panteón real de Francia. Allí fueron depositados en su día los restos del rey, asesinado por Ravaillac el 14 de mayo de 1610, pero las tumbas fueron profanadas por los revolucionarios en octubre de 1793.

Point de Vue califica el anuncio del descubrimiento como un acto “perfectamente orquestado desde el punto de vista mediático”, pero plantea si no se ha ido demasiado deprisa, e interroga si puede afirmarse la autenticidad en un 100%. Y sobre todo pregunta por qué no se ha hecho la prueba del ADN, que demostraría el parentesco con Luis Alfonso de Borbón.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·