Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Llegan a Moscú reliquias de la gran duquesa Isabel Feodorovna, hermana de la última emperatriz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La bellísima princesa Isabel de Hesse y del Rin, se convirtió en gran duquesa Isabel Feodorovna de Rusia al casar con el gran duque Sergio Alejandrovich. Fue conocida en familia como “Ella”, vendió sus joyas y con ese dinero fundó en 1909 en Moscú el Convento de Santa Marta y Santa María, que cumple ahora su primer centenario. Fue canonizada en 1992 por la Iglesia Ortodoxa Rusa y ahora, el 7 de septiembre de 2009, sus reliquias han llegado a Rusia después de 90 años en el exterior.

Hace varios años, visitando la Iglesia Ortodoxa Rusa de Ginebra, tomé una estampa de una santa, vestida de monja, que estaba a disposición de los fieles a la entrada. Era la representación idealizada en papel de una mujer de carne y hueso que nació princesa alemana, se convirtió en gran duquesa rusa y dedicó su vida a los más necesitados. Su bondad no fue premiada en la tierra, pero fue seguramente reconocida por Dios y es ahora recordada por los fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Se negó a abandonar Rusia tras la Revolución Bolchevique y fue cruelmente asesinada en Alapaievsk, en los Urales, el 17 de julio de 1918. Fue arrojada viva al pozo abandonado de una mina junto a otros miembros de la familia imperial.

Hija del gran duque Luis IV de Hesse y del Rin y de su primera esposa la princesa Alicia de la Gran Bretaña e Irlanda, Elisabeth Alexandra Louise Alice, “Ella” para sus íntimos, era nieta de la Reina Victoria de Inglaterra. Nació en Bessungen el 1 de noviembre de 1864. Contrajo matrimonio en San Petersburgo el 15 de junio de 1884 con el séptimo hijo del emperador Alejandro II, el gran duque Sergio Alejandrovich de Rusia, que fue asesinado por un atentado terrorista siendo gobernador de Moscú, el 17 de febrero de 1905. Luterana de origen, se convirtió a la Ortodoxia Rusa y dedicó su vida a la caridad y a intentar mejorar la salud, las condiciones de vida y la educación de sus semejantes.

El día 7 de septiembre miles de moscovitas, que ven renacer su sentimiento religioso, acudieron a rendir homenaje a la vida santa de la gran duquesa en el Convento que ella fundara años después de la muerte de su marido y que hoy es medio hospicio de caridad, medio retiro espiritual. Ella vivió allí de modo sacrificado visitando las partes más pobres de la ciudad. Las mujeres que profesaban en ese convento debían hacer voto de castidad, pobreza y obediencia. Recibían una profunda formación espiritual y médica. Daban ayuda sanitaria, alimenticia y espiritual a los más necesitados, así como ropas, ayudándoles a encontrar trabajo. Tras un cierto período las religiosas podían dejar el cenobio y –liberadas de sus votos- formar una familia. Ya en 1892 Ella fundó en Moscú y su región la “Caridad de Isabel”, dedicada a cuidar a hijos de madres muy pobres. Fue también cabeza del comité de mujeres de la Cruz Roja Rusa.

Las reliquias salieron de Rusia en 1917 y se conservan en la Iglesia de Santa María Magdalena de Jerusalén desde 1921. De allí ha salido ahora una parte de su cuerpo, los dos húmeros depositados en una caja de cristal, que han sido llevados al Convento de Marta y María por el arzobispo Mark de Berlín y Alemania, de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exterior, unida a la del interior de Rusia e 2007 después de un cisma de 80 años. A su llegada a Moscú y a la celebración del centenario del convento fundado por la gran duquesa Isabel Feodorovna, asistió la princesa Margarita de Baden y muchos miembros de la nobleza rusa, así como Svetlana, la mujer del presidente Dmitry Medvedev, que declaró que “su vida y su destino sirven de ejemplo moral y animan a realizar buenas acciones en provecho de Rusia”. Cirilo, nuevo patriarca de Moscú y de toda Rusia, presidió la ceremonia de traslado, en presencia del alcalde de Moscú, Yury Luzhkov y de la superiora del cenobio, Natalia Moliboga. Al mismo tiempo se llevaron diversos documentos y objetos personales de los Romanov que serán expuestos allí temporalmente.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·