Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Luis Alfonso de Borbón presidirá el día 27 el funeral en Madrid por su 'segundo padre', Federico Trenor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou y pretendiente al trono de Francia por la rama primogénita de los Borbones, presidirá el día 27, en Madrid, el funeral por quien él consideraba su 'segundo padre, Federico Trenor, que se celebrará en la iglesia de los jesuitas de la calle Serrano.

El barón de Alacuas falleció el 5 de noviembre en Valencia, donde se celebró una misa de funeral también con la asistencia de Luis Alfonso.

Federico Trenor fue íntimo amigo del duque de Cádiz, Alfonso de Borbón Dampierre, padre de Luis Alfonso, que le nombró albacea de su testamento a su muerte.

Desde ese momento se convirtió en tutor de Luis Alfonso, actual duque de Anjou, participando en los momentos más emblemáticos de su vida y convirtiéndose en una de las personas más influyentes para él.

Además de ayudarle a superar el fallecimiento de su padre, le acompaño en la toma de despacho de alférez de IMEC del Ejército del Aire, en Armilla (Granada), firmó como testigo en su boda con Margarita Vargas, asistió a los bautizos de sus hijos en Roma y París, y su mujer, la baronesa de Alacuas, es madrina de Alfonso, uno de sus hijos mellizos.

Luis Alfonso siempre consideró a Trenor como un 'segundo padre' y así lo aseguró en el obituario que le dedicó publicado hace unos días en ABC:

"Se me ha ido un padre, un sabio consejero, un gran apoyo, un eficiente tutor, todo un caballero, un gran patriota, un hombre de fe, de sólidos principios, generoso, humano, atento, culto, excelente conversador, cercano y fundamentalmente un hombre de bien.

Don Federico Trenor, Barón de Alacuás, fue número uno en sus promociones de Abogado del Estado, así como de Letrado en Cortes, Subsecretario de Hacienda y de Comercio, poseedor de las grandes Cruces al Mérito Civil y al Mérito Agrícola entre otras distinciones.

Más allá de su brillante carrera, Federico fue un gran amigo de mi queridísimo padre (q.e.p.d.), que tuve la suerte de heredar a su fallecimiento. Desde ese día me ha acompañado en todo momento, junto a su mujer Amparo, con el cariño, generosidad y desinterés con los que se trata a un hijo.

Solía visitarles todas las semanas, el afecto y las atenciones que siempre recibía de ellos me han hecho sentir como en casa. Federico era un pozo de sabiduría, daba gusto hablar con él de cualquier tema (menos de deporte), un gran conocedor de la historia, pero un hombre permanentemente actualizado. Siempre resultaba ameno.

En todos los momentos cruciales de mi vida, Amparo y Federico me han acompañado... Federico siempre estará presente con nosotros.

Querido Federico, muchas gracias por haberme acompañado, guiarme y darme tan buen ejemplo. Te vamos a echar mucho de menos, siempre estarás en mi corazón."

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·