Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

La "princesa fugitiva" niega los rumores sobre sus dudas antes de su boda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"¿Por qué pasar por todo este esfuerzo, disfrutar de un par de días fantásticos junto a nuestros amigos más íntimos y queridos, para luego tener dudas?. Sinceramente, me parece de risa", declaró la exnadadora sudafricana acompañada por su marido durante una entrevista a la cadena NBC.

Cuando faltaban tres días para el enlace, celebrado el pasado mes de julio, la revista francesa L'Express aseguró que Wittstock, de 33 años, se trasladó al aeropuerto de Niza para subirse a un avión con rumbo a su país natal tras descubrir nuevos asuntos oscuros de la vida de Alberto, veinte años mayor que ella.

La pareja, que presentó una querella contra la publicación, también se vio afectada por otros rumores que aseguraban que tras su boda ambos durmieron en hoteles distintos durante un viaje a Sudáfrica, aunque la Casa Real lo justificó por las obligaciones del príncipe como miembro del Comité Olímpico Internacional.

Wittstock criticó hoy nuevamente a los medios por difundir esos rumores para "vender más ejemplares", mientras que el príncipe Alberto reiteró que fue por "envidia" y "celos" de algunas personas y que espera que su matrimonio acabe por fin con la "obsesión" que, a su juicio, tiene con él la prensa del corazón.

El príncipe, el único hijo varón de los desaparecidos Rainiero de Mónaco y Grace Kelly, también consideró "injusto" que se dijera que estuvo serio durante la boda. "Creí que te estaba prestando atención y sonreí varias veces. Quizás no sea suficiente para algunas personas", añadió mirando a su esposa.

Alberto de Mónaco también habló de los derechos sucesorios en el Principado.

El príncipe añadió que si llegara a tener una hija con Wittstock sería la heredera del Principado, ya que no tienen derechos sucesorios los dos hijos que tuvo antes de su matrimonio, una joven de 19 años fruto de una relación con una estadounidense y un niño de 8 años que nació de un idilio con una azafata de Togo.

Darío Silva D'Andrea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·