Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

Mónaco

El cambio de trajes de los invitados y de los príncipes Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock antes de la cena de gala, algo poco común en las bodas reales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mónaco descansa ya tras tres días de fiesta por la boda del príncipe Alberto y Charlene Wittstock. Los invitados cambiaron sus trajes para la cena oficial, un aspecto poco habitual en este tipo de ceremonias.

La novia, la princesa Charlene, volvió a dejar boquiabiertos a los invitados con la elección del vestido para la cena. Confiando una vez más en el diseñador, Giorgio Armani, la princesa vistió un traje blanco sin mangas con volantes en la falta y pequeños brillantes, combinado con una diadema. El príncipe Alberto de Mónaco cambió el uniforme militar de verano de coronel de Carabineros por un frac de chaqueta blanca y pantalón negro.

La cena de gala que los recién casados ofrecieron a sus invitados estuvo en manos del gran chef, Alain Duccasse. Tras la gran tarta de cuatro pisos, los príncipes y los invitados disfrutaron de un espectáculo de fuegos artificiales, acompañados de la interpretación del Himno al Amor.

La exhibición terminó con más de mil rosas rojas formando un gigantesco ramo de flores de fuego sobre el Mediterráneo que puso el broche de oro a la celebración.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·