Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

Boda real de Mónaco: Las familias de Suecia y Bélgica, al completo, Eduardo de Inglaterra, los príncipes de Dinamarca y Noruega y Luis Alfonso de Borbón. La Casa Real española, la gran ausente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se dieron cita todas las casas reales europeas. La familia real de España fue la ausencia más sonada. Luis Alfonso de Borbón, en calidad de heredero de la corona francesa, fue el único español que acudió.

La representación de la realeza europea en la boda, al contrario que en otras ceremonias, tuvo como protagonistas principalmente a los príncipes herederos, en los que los monarcas depositaron su confianza para representarles en este enlace.

No fue así en el caso de la familia real española, que ante la imposibilidad de don Juan Carlos de viajar a Montecarlo por la recuperación de su intervención de rodilla, no tramitó la representación de ningún otro miembro. Ni la reina, ni los príncipes de Asturias, ni las infantas Elena y Cristina, acudieron a la boda de Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock.

Tampoco se vio en la ceremonia a la hermana del rey, la infanta doña Pilar, amiga personal del príncipe monegasco, ya que ambos son miembros del Comité Olímpico Internacional (COI).

La representación española corrió a cargo de los duques de Anjou, Luis Alfonso de Borbón y su esposa, María Margarita de Vargas, que fueron invitados en calidad de herederos de la corona francesa.

La casa real de Suecia, junto con la familia belga, fueron las que mayor representación tuvieron en la boda. Suecia estuvo representada en la ceremonia religiosa por los reyes, la princesa Victoria, y su marido, Daniel Westling; y por la princesa, Magdalena de Suecia y su hermano, Carlos Felipe.

La casa belga fue la segunda familia real que más miembros tuvo en el enlace. Los reyes Alberto y Paola acudieron acompañados por los príncipes herederos, Felipe y Matilde; y por Laurent, quien hizo acto de presencia en el Palacio Grimaldi acompañado por la princesa Claire.

Máxima y Guillermo de Holanda quisieron hacer un guiño a su país, y la princesa se dejó ver con un vestido anaranjado, dejando así patente su título de príncipes de orange.

Mary y Federico, los príncipes herederos de Dinamarca, llegaron cogidos del brazo y regalando sonrisas a los cientos de monegascos que no quisieron perderse la alfombra roja de la realeza europea. Otros de los herederos que hicieron acto de presencia fueron los príncipes de Noruega, Haakon y Mette Marit.

Los condes de Wessex, el príncipe Eduardo, hijo menor de la reina Isabel II y su esposa, Sofía, asistieron en representación de la casa real inglesa, quienes vivieron en su país hace tan solo dos meses, la boda del príncipe Guillermo y Catherine Middleton, quienes se encuentran en estos momentos de viaje oficial por Canadá y Estados Unidos.

Víctor Manuel de Saboya, pretendiente al trono de Italia, y su mujer Marina Doria, acudieron junto a su único hijo, Manuel Filiberto, y su esposa, Clotilde Coreau, que lejos de la discreción apostó por el rojo. Tampoco faltaron a la ceremonia los grandes duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa, y su hijo Guillermo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·