Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

Regresa al archipiélago después de 17 años

Alberto de Mónaco extiende su campaña ecologista a Filipinas

Durante su visita oficial, se reunió con el presidente y firmó un acuerdo de cooperación económica y de protección de la naturaleza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe viajó hasta el archipiélago asiático para reunirse con el presidente de Filipinas. Con motivo de este encuentro, ambos países han establecido un acuerdo de cooperación económica y sobretodo referente al medio ambiente.

Alberto de Mónaco. Alberto de Mónaco.

Alberto de Mónaco lleva más allá de las fronteras del principado la defensa del medio ambiente y la protección de la naturaleza. Este aspecto ha sido uno de los que ha defendido en su viaje oficial a Filipinas.

El príncipe acudió el jueves a una comida con el presidente del archipiélago en el palacio presidencial, donde fue recibido con una tradicional ceremonia de bienvenida. Benigno Aquino III le acompañó a ‘examinar’ a las tropas y le presentó a los miembros de su gabinete.

Después de una serie de reuniones, el hijo de Rainiero firmó junto con el presidente un acuerdo de cooperación entre los dos territorios. Esta asistencia irá enfocada al ámbito económico pero también al ecologista.

El príncipe destacó durante su visita que tanto Mónaco como Filipinas eran dos países compartían una “gran preocupación por el futuro del medio ambiente y por la preservación del planeta basado en un modelo de desarrollo sostenible”.

Es por ello que en este acuerdo se discutieron las acciones necesarias a nivel internacional para lograr los anteriores objetivos.

Alberto de Mónaco pudo comprobar la belleza natural del país ya que viajó al arrecife de coral Tubbataha, situado al sur de Filipinas. Se trata de un santuario marino y de aves, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Después de su estancia en el parque marino, afirmó que “la biodiversidad existente bajo el agua era extraordinaria, algo que se debía proteger a toda costa”.

Se trata del segundo viaje de Alberto de Mónaco a Filipinas. La última vez fue hace 17 años cuando se trasladó al archipiélago del sudeste asiático en representación de su padre, el príncipe Rainiero.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·