Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Luxemburgo

Se estrena en un viaje de este tipo

La princesa Alejandra de Luxemburgo sustituye a su madre en una visita de Estado

Estaba previsto que fuera María Teresa quien acompañara al gran duque Enrique a Japón, pero la consorte tiene pánico a volar y así evita un vuelo tan largo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El gran duque Enrique de Luxemburgo inicia el 27 de noviembre una visita de Estado de tres días a a Japón. Como es habitual en este tipo de viajes, estaba previsto que le acompañara su esposa. Pero a pocos días de volar hacia Japón se anunció que no será la gran duquesa María Teresa quien acompañe a Enrique.

La gran duquesa María Teresa, el gran duque Enrique de Luxemburgo y la princesa Alejandra. La gran duquesa María Teresa, el gran duque Enrique de Luxemburgo y la princesa Alejandra.

La casa gran ducal de Luxemburgo anunció hace tiempo este viaje de Estado a Japón, y a esa visita al emperador Akihito se anunció que asistiría el gran duque junto a su esposa María Teresa. Sin embargo, la casa ha tenido que anunciar un cambio de planes.

Finalmente Enrique de Luxemburgo viajará a Japón con la tercera de sus cuatro hijos, la princesa Alejanda.

La novedad reside en que este será la primera visita de Estado de Alejandra, que tiene 26 años. La elección de Alejandra tiene sentido al ir descartando a otros hermanos: Guillermo es el heredero y tiene su propia agenda; Félix vive en Francia con su familia; Luis renunció a sus derechos dinásticos y se apartó de la familia real por su matrimonio; y Sebastián es menor que Alejandra.

Esta princesa luxemburguesa está actualmente estudiando un máster en Resolución de Conflictos tras cursar estudios en Luxemburgo, París y Estados Unidos sobre Literatura, Psicología, Filosofía y Ciencias Sociales.

¿Y a qué se debe que al gran duque de Luxemburgo le acompañe su hija y no la gran duquesa consorte? Aunque no se ha explicitado, se entiende que se debe a que María Teresa sufre pánico a los aviones. Ha conseguido superarlo en algunos casos, pero un viaje tan largo como el de Japón le hubiera obligado a pasar muchas horas en vuelo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·