Viernes 20/10/2017. Actualizado 20:34h

·Publicidad·

Japón

Tras el anuncio de Akihito de que desea abdicar

La reforma de la ley imperial de Japón abre el debate sobre la discriminación de la mujer

El secretario general del partido del primer ministro afirmó que la exclusión de la línea femenina en la sucesión es anacrónica y debe corregirse

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Cuando veo que mi nivel físico está declinando gradualmente, me preocupa tener dificultades para llevar a cabo mis tareas como símbolo del Estado plenamente como ha hecho hasta ahora”: así anunció Akihito su deseo de abdicar la corona imperial y dejar paso en el Trono del Crisantemo a su hijo Naruhito. Para ello es necesario cambiar la ley que regula a esta institución.

El emperador, su esposa, los herederos Naruhito y Masako, y la hija de éstos, Aiko. El emperador, su esposa, los herederos Naruhito y Masako, y la hija de éstos, Aiko.

En una aparición muy poco corriente en televisión, Akihito explicó a los japoneses que considera que después de 27 años en el trono lo mejor es abdicar, ya que la edad -tiene 82 años- empieza a hacer mella en él y no le permite cumplir sus funciones como le gustaría.

El único obstáculo a la abdicación es la ley de la casa imperial, que no contempla ni regula una renuncia voluntaria de la corona.

Es por ello que lo que ha solicitado el emperador actual es que las autoridades japonesas, el Gobierno y el Parlamento, modifiquen esa norma legal para hacer posible la abdicación en su hijo Naruhito.

Una ley de sucesión “anacrónica”

El ejecutivo del primer ministro Shinzo Abe se ha puesto a estudiar el asunto para cambiar la ley y permitir la sucesión inmediata en la jefatura del Estado. Pero el anuncio del emperador ha abierto el debate sobre otros aspectos de la sucesión actual en el trono.

El secretario general del Partido Liberal Democrático -del primer ministro Shinzo Abe-, Toshihiro Nikai, se mostró partidario de aprovechar la reforma de la ley de la casa imperial para acabar con la exclusión de las mujeres de la línea de sucesión.

Según este dirigente político, la norma que sólo contempla que hereden el trono imperial los hombres es “anacrónica”, y además es extraño que esta institución permanezca ajena a los cambios sociales que han permitido el empoderamiento de las mujeres.

Para el secretario general del partido mayoritario de Japón, es evidente que las mujeres han alcanzado puestos de máxima responsabilidad en otros países sin que ello suponga ningún problema.

A raíz del nacimiento de Aiko, la única hija del príncipe Naruhito, una amplia mayoría social en Japón se mostró favorable a cambiar la ley para acabar con la discriminación de las mujeres en la sucesión del Trono del Crisantemo. Sin embargo, la presión no consiguió cambiar la ley entonces.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·