Lunes 19/02/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Holanda

Los partidos holandeses piden medidas de ahorro a la Casa Real

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los partidos políticos de la oposición y el Gobierno en el Parlamento holandés solicitaron ayer medidas de ahorro a la Casa Real y expresaron su preocupación por el deterioro de la imagen de la Familia Real en la prensa nacional.

Tanto los socialdemócratas del PvdA, que forman parte de la coalición de Gobierno, como los socialistas del SP, en la oposición, insistieron en que los miembros de la Casa Real deberían costearse sus vuelos de carácter privado. Por su parte, los liberales del VVD, también en la oposición, se mostraron partidarios de que la Casa Real pague impuestos como el resto de los ciudadanos, especialmente en tiempos de crisis.

Desde el SP, el diputado Ronald van Raak dijo durante el debate que "todo el mundo tiene que apretarse el cinturón" en los tiempos que corren. Su partido criticó esta semana abiertamente en la prensa nacional el aumento del sueldo de la reina Beatriz y de los príncipes herederos Guillermo y Máxima, y pidió que Holanda siga el ejemplo de España y congele la asignación presupuestaria a la monarquía. Según el proyecto de presupuestos del Estado para 2010 elaborado por el Gobierno -y que ahora tramita el Parlamento-, la partida destinada a la Familia Real española se mantendrá sin cambios el año que viene, en 8,9 millones de euros, una congelación que solicitó la propia Casa Real.

En nombre del PvdA, Anja Timmer pidió que la Casa Real pague de su bolsillo los gastos de mantenimiento de su yate y recordó que "lo que es privado, debe financiarse privadamente". El debate parlamentario sobre el coste de la Familia Real para las arcas publicas holandesas se produce después de varias polémicas mediáticas que, en los últimos meses, han afectado a algunos de sus miembros.

El diario "De Volkskrant" denunció recientemente que la princesa Christina, una de las tres hermanas de la reina Beatriz, ha establecido una segunda sociedad en un paraíso fiscal para gestionar la herencia de su padre, que se suma a otra dedicada a administrar el dinero heredado de su madre. Ambas entidades están domiciliadas en Guernsey, una de las islas anglo-normandas en el Canal de la Mancha.

Los príncipes herederos Guillermo-Alejandro y Máxima también han sido objeto de críticas por sus planes de construirse una casa de vacaciones en Mozambique, un destino que según la prensa implica gastos elevados para garantizar la seguridad de la pareja y también elevados costes en desplazamientos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·