Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Holanda

Se celebran el 15 de marzo

La monarquía holandesa se mantiene a salvo en las elecciones

Liberales y socialdemócratas reconocen en sus programas el papel de la corona. La ultraderecha no la menciona. Hasta pequeños partidos de izquierda la aceptan

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Holanda celebra el 15 de marzo elecciones legislativas a la Segunda Cámara de los Estados Generales, el equivalente al Congreso de los Diputados. Los partidos que parten con mayor porcentaje de intención de voto en las encuestas comparten un denominar común: no ponen en cuestión la monarquía como forma de Estado.

El rey Guillermo Alejandro de Holanda y su esposa Máxima. El rey Guillermo Alejandro de Holanda y su esposa Máxima.

Así lo constata Piet van Assendolk, periodista de la cadena de televisión pública NOS que cubre la información de la casa real holandesa. Van Asaendolk ha analizado los programas de los partidos políticos que se presentan a las próximas elecciones, y si conclusión es clara: el rey Guillermo Alejandro tiene poco que temer.

Algunas de las candidaturas sí hablan de introducir mayores mecanismos de democracia directa, y en partidos más a la izquierda o minoritarios incluyen propuestas para recortar los gastos de la corona o para que pague más impuestos. Pero son contados los que ponen en cuestión la monarquía.

La formación política que puede convertirse en la “estrella” de estas elecciones es el Partido de la Libertad, de ultraderecha, que rechaza la inmigración y la “islamización” de Holanda, contrario a la Unión Europea, y que liderad Geert Wilders.

En su programa, el Partido de la Libertad no hace mención a la monarquía, mientras que quienes le siguen en las encuestas sí la hacen, pero de forma positiva.

Es el caso del Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), los liberales de centroderecha que lidera el primer ministro Mark Rutte, candidato a las elecciones. El VVD apuesta por realizar cambios en el reparto institucional de poder, pero sin que eso vaya contra la monarquía: según declaran los liberales en su programa, “es la mejor forma de Estado para los Países Bajos”.

En cuanto a los socialdemócratas del Partido del Trabajo, que han gobernado los últimos cinco años en coalición con lis liberales, insisten en que la monarquía es “un importante factor de unión en la sociedad holandesa”. Eso sí, añaden que es necesario modernizar la institución, también en el plano económico.

También expresan su respaldo a la figura del rey formaciones políticas más pequeñas de corte socialcristiano, tanto católicos como protestantes y calvinistas, mientras que el partido de los jubilados 50Plus alaba la modernidad de la actual monarquía.

Algo más crítico es el partido de centro izquierda Democrats66, que basa su programa en la defensa de mecanismos de democracia directa: reconoce el papel “unificador” del rey y de la familia real en Holanda, pero clama por una mayor sobriedad económica de la corona.

Las únicas propuestas realmente contrarias a la monarquía provienen de los verdes y los socialistas. Ambos apuestan porque en el futuro los holandeses voten para elegir a su jefe del Estado, pero mientras tanto los socialistas propone que el rey no tenga influencia política -que ahora sí tiene en el proceso de formación del gobierno- y que los miembros de la casa real paguen todos los impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·