Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Holanda

Así es el Castillo Drakensteyn, la propiedad privada de 20 hectáreas en la que reside la princesa Beatriz de Holanda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La princesa Beatriz de Holanda, madre del rey Guillermo, reside desde febrero en el Castillo Drakensteyn, una de las residencias oficiales de la familia real de los Países Bajos, situada en Utrecht. Su regreso a esta propiedad, en la que ya vivió anteriormente durante casi veinte años, se produce unos meses después de su abdicación. 


La princesa Beatriz con su esposo Claus y sus hijos Guillermo, Constantino y Friso en una imagen de archivo. La princesa Beatriz con su esposo Claus y sus hijos Guillermo, Constantino y Friso en una imagen de archivo.

El 5 de febrero, Beatriz de Holanda se mudó indefinidamente a este emblemático edificio tras abandonar la que fuera su residencia oficial durante su etapa de reinado: el palacio Huis Ten Bosch, ubicado en La Haya.

Tras el anuncio de su abdicación, en abril de 2013, la princesa Beatriz decidió regresar al Castillo Drakensteyn, una vez jubilada, para disfrutar de su nueva etapa como ex soberana de los Países Bajos.

El Castillo Drakensteyn tiene un significado muy especial para Beatriz por tratarse de la residencia oficial en la que vivió, desde 1963 hasta 1981, con su marido, el difunto príncipe Claus, y sus tres hijos: el soberano Guillermo y los príncipes Constantino y Friso, éste último fallecido en agosto de 2013. Una etapa que, según palabras de la propia Beatriz, “fue una de las más felices de mi vida”.

Una residencia de 20 hectáreas en una zona privilegiada

Propiedad de la princesa Beatriz desde que lo compró en 1959, el Castillo Drakensteyn está ubicado en un idílico paraje boscoso a las afueras de Utrech.

Aunque esta residencia se considera relativamente pequeña, en comparación con otras posesiones arquitectónicas de las monarquías europeas, su extensión es de 20 hectáreas y dispone de unas amplias instalaciones construidas en base a una planta octogonal.

Además, durante el reinado de la princesa Beatriz, la residencia fue utilizada por la familia real de los Países Bajos para alojarse durante sus jornadas de descanso, y también como estancia para sus invitados.

Beatriz, más cerca de su hijo Friso

Este castillo está construido en Lage Vuursche, una pequeña aldea perteneciente al municipio de Baarn, donde descansan los restos del fallecido príncipe Friso, hijo de la princesa Beatriz.

El hermano del soberano Guillermo fue enterrado en Large Vuursche, el 16 de agosto de 2013, en lugar de en el templo Nueva Iglesia de Delf, donde tradicionalmente se da sepultura a los miembros de la realeza holandesa. El motivo de este cambio es su renuncia en vida a los derechos dinásticos cuando se casó con la princesa Mabel en 2004.

La trágica muerte del príncipe Friso, después de un año y medio en coma tras sufrir un accidente de esquí, supuso un duro golpe para la familia real de los Países Bajos, pero especialmente para la princesa Beatriz, que con su traslado a Drakensteyn ha encontrado la manera de estar un poco más cerca de su hijo. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·