Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

España

Viajó para asistir a la firma del acuerdo de paz con las FARC

Una tormenta chafó el recibimiento a Juan Carlos I en Colombia

Al resto de jefes de Estado les rindieron honores militares, pero el rey sólo pudo entrar en un coche y pidió pasar junto a la tribuna de prensa para saludar a los periodistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey Juan Carlos viajó a Colombia para asistir en Cartagena de Indias y junto a otros mandatarios de todo el mundo al acto de solemne de firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y los terroristas de la guerrilla de las FARC. A su llegada, el monarca emérito tuvo un contratiempo debido a la lluvia.

Juan Carlos I saludo al llegar al aeropuerto de Cartagena de Indias (Colombia). Juan Carlos I saludo al llegar al aeropuerto de Cartagena de Indias (Colombia).

Fue el domingo cuando aterrizó en el Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena de Indias un avión Falcon de la Fuerza Aérea Española con el rey Juan Carlos a bordo.

Según informaron medios locales, el rey emérito llegó en compañía del ex presidente Felipe González y una quincena de diplomáticos.

El protocolo que había organizado el gobierno colombiano para recibir a los numerosos jefes de Estado invitados a la firma del acuerdo de paz con las FARC contemplaba que al pie de la escalerilla del avión los mandatarios eran recibidos por la viceprimera ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Patti Londoño.

A continuación una compañía de militares colombianos les rendían honores en su camino hasta un estrado blanco, elevado sobre la pista del aeropuerto, donde podían realizar declaraciones ante los medios de comunicación allí presentes.

Ni honores militares ni declaraciones

Sin embargo, el tiempo impidió a don Juan Carlos cumplir ese protocolo. Un “torrencial aguacero”, una verdadera tormenta descargó sobre Cartagena de Indias en el momento en que llegaba el avión español que trasladaba al rey emérito.

Juan Carlos I, que iba ataviado de manera informal con una americana azul y una camisa blanca sin corbata, se mojó al salir a la escalerilla del avión, pese a los intentos de la tripulación y del personal del aeropuerto por cubrirle con paraguas que se doblaban por el fuerte viento.

Al pie de la escalerilla le esperaban Patti Londoño, que le saludó protegida por un paraguas, además del embajador español en Colombia, Ramón Gandarias, y la directoria de Cooperación Española en Cartagena de Indias, Mercedes Flores.

La tormenta chafó el recibimiento que le correspondía al rey Juan Carlos. No hubo honores militares ni hizo declaraciones en ese momento. Entró en un coche oficial, pero según la prensa local pidió al conductor dar la vuelta para pasar junto a la tribuna donde se encontraban los periodistas para al menos saludarles con la mano desde la ventanilla.

Tras esta llegada algo deslucida por la lluvia, ya el lunes el rey emérito asistió a los actos oficiales de la ceremonia de firma del acuerdo de paz. Vestido con guayabera como el resto de invitados, don Juan Carlos estuvo presente en el acto religioso en la Iglesia de San Pedro Claver que ofició el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin.

En la iglesia, el padre de Felipe VI pudo ya saludar a varios de los presidentes latinoamericanos con los que coincidió en Cartagena de Indias, desde el cubano Raúl Castro hasta el ecuatoriano Rafael Correa, además de al anfitrión, Juan Manuel Santos.

Después participó en el almuerzo ofrecido por Santos en la Casa del Marqués de Valdehoyos, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. Ya por la tarde fue el momento de la solemne firma del acuerdo de paz entre Juan Manuel Santos, en nombre del gobierno de Colombia, y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’.

Cartagena de Indias se convirtió en una ciudad blindada por esta cita histórica que ha reunido a tantos jefes de Estado. Según reveló Caracol Radio, las personalidades más protegidas, con mayor vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad, fueron el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y precisamente el rey Juan Carlos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·