Martes 20/02/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La 'solución' al estatus del duque de Lugo antes de Navidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Perdería el ducado de Lugo aunque se le entregaría otro título de nobleza; se le garantizaría un estaus laboral, pero no el que el reclama, y el cese temporal de la convivencia pasaría a ser definitivo, es decir, lo que ya es, pero con un divorcio pactado. Y todo antes de Navidad. La Casa Real está deseando 'solucionar' una situación que, según fuentes de la Casa, "no conduce ya a ningún sitio".

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

El título no va a ser un problema aunque tiene que dejar de ostentar el ducado de Lugo, título que corresponderá en exclusiva a doña Elena. Pero como Jaime Marichalar quiere seguir ostentando uno, se ha pensado en alguno que haga referencia a sus orígenes familiares sorianos (el ducado de Soria lo tiene ocupado la infanta Margarita, hermana de don Juan Carlos) o a su lugar de nacimiento: Navarra. Los asesores de la Casa se inclinan por alguno que haga referencia al Solar de Tejada. Pero tampoco sería un ducado sino tan solo un marquesado, que no lleva implícita la Grandeza de España. Ahí es donde las cosas tampoco están tan claras.

Pero donde están oscuras, tras los últimos sucesos: salida de varios consejos de administración, es en el futuro profesional de Jaime. Carente de estudios universitarios, es evidente que su presencia en algunas empresas respondía a un favor hacia la Casa, y que, por la misma razón, contaban con poco futuro tras el cese temporal de la convivencia. El aun duque de Lugo quiere garantías de que podrá seguir contando con esos trabajos. El mantenimiento de sus hijos va implícito. Pero la Casa Real tampoco quiere ir más allá. Y Jaime Marichalar, que ya ha visto las orejas al lobo, intenta amarrar. Un tira y afloja complicado. En Zarzuela quieren hacer ver que las cosas, efectivamente, han cambiado y que, lo lógico, es que el aun esposo de doña Elena se gane la vida. Oscuras están.

Pero entre claridades y oscuridades Jaime tiene un arma en sus manos que no quiere soltar: consentir con el divorcio, O hay acuerdo o no hay divorcio. Las cosas las están llevando terceras personas 'muy profesionales' pero el tira y afloja está ya en una fase de mucho 'tira' y, como la Casa Real tiene prisa y Jaime no, puede pasar cualquier cosa. "Pero va a pasar pronto. Esto ya no puede esperar más. Tiene que ser antes de Navidad".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·