Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

España

Rajoy disuelve las Cortes este 26 de octubre

Los reyes adecuarán su agenda al período electoral

No disminuirán los actos oficiales, sino que tendrán menos calado político y se potenciará la presencia en otros ámbitos sociales. También habrá más trabajo de despacho

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, firmará este lunes 26 de octubre el decreto de disolución de las Cortes Generales y de convocatoria de elecciones para el próximo 20 de diciembre. El rey Felipe tendrá que sancionar el decreto, pero además también adecuará su agenda a este período especial.

El rey Felipe trabaja en su despacho del Palacio de la Zarzuela. El rey Felipe despacha con Mariano Rajoy.

Y es que las elecciones, y sobre todo los comicios generales, influyen en las actividades que llevan a cabo los reyes. La Constitución establece que “el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia”, y “arbitra y modera el funcionamiento regular de la instituciones”.

La Casa del Rey, tanto durante los casi 39 años de Juan Carlos I como durante estos 16 primeros meses de Felipe VI, se ha afanado en respetar escrupulosamente la neutralidad política que corresponde al Jefe del Estado. Este cuidado en no aparecer apoyando a un partido u opción política concreta se acentúa más si cabe cuando se convocan elecciones.

Fuentes del Palacio de la Zarzuela consultadas por Monarquía Confidencial confirman que en este tiempo, por “circunstancias lógicas”, la agenda de los miembros de la familia real se adecúa al período electoral.

Es decir, al elaborar la agenda de actos a los que acuden los reyes Felipe y Letizia, también los reyes Juan Carlos y Sofía, la Casa tendrá en cuenta si se está en plan precampaña o en campaña electoral.

La ley prohibe a los políticos hacer inauguraciones de infraestructuras o servicios durante el tiempo que pasa desde la convocatoria de elecciones. De forma análoga, los reyes reducen su participación en actos que puedan tener un cariz más “político”.

“Pero esto no es que disminuya la actividad, la agenda no para en estos dos meses”, explican fuentes conocedoras de este asunto. Lo que se hará será potenciar la presencia del rey Felipe y de otros miembros de la familia real en actos de otros ámbitos sociales que no tengan ese significado político.

Además, también se aumenta el trabajo de despacho del rey, que si bien no se refleja en la agenda oficial de don Felipe, es muy relevante a lo largo de todo el año. En este período electoral, este trabajo también se potencia.

Normalmente las campañas electorales suponen también un tiempo en el que los reyes no hacen viajes al extranjero muy destacados. A este respecto, la Casa del Rey explica que es el Gobierno de turno el que cierra con otros países los acuerdos para que los reyes hagan viajes de Estado al extranjero, y que por ahora no hay ninguno previsto.

En lo que se insiste es en que la agenda de don Felipe va a ser en este tiempo una agenda “coherente con sus obligaciones constitucionales”. En primer lugar, el rey tendrá que sancionar el decreto de convocatoria de elecciones.

Después del 20 de diciembre don Felipe tendrá que iniciar una ronda de consultas con representantes de todos los grupos parlamentarios del nuevo Congreso de los Diputados. El objetivo es sondear quién tiene el apoyo de la mayoría de la cámara y, de esta forma, el rey tendrá que proponer a las Cortes un candidato a la presidencia del Gobierno, tal y como establece el artículo 99 de la Constitución.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·