Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Poco utilizado hasta ahora por la Corona

El rey potencia su residencia en Barcelona

En su regreso a la capital de Cataluña, Felipe VI mantendrá varias audiencias en el Palacete Albéniz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La familia real cuenta en Barcelona con una residencia oficial: el Palacete Albéniz, situado en la zona de Montjuic. Pese a esa consideración, los miembros de la Corona no le dan mucho uso, pero el rey Felipe sí ha querido recuperarlo en su estancia en Barcelona.

Palacete Albéniz, en Barcelona. Palacete Albéniz, en Barcelona.

Tal y como adelantó Monarquía Confidencial, el rey vuelve este domingo 26 de febrero a Cataluña, tres meses después de su último acto oficial en esta comunidad autónoma. Lo hace con motivo del Mobile World Congress, una cita en Barcelona a la que don Felipe no falta desde hace años.

El domingo asistirá a la cena oficial que se ofrece en el Palau de la Música con motivo de este congreso de telefonía móvil que atrae a la capital catalana a los directivos de las principales empresas tecnológicas del mundo, así como a distintas autoridades y representantes políticos.

Pero el viaje a Barcelona no será relámpago: Felipe VI aprovechará el lunes para mantener una intensa agenda de actos oficiales el lunes en la Ciudad Condal.

La residencia oficial del rey en Barcelona

En esa agenda, destacan tres audiencias que el rey mantendrá el lunes: a la junta de gobierno de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, al comité ejecutivo de la patronal catalana Foment del Treball Nacional, y al comité ejecutivo del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona.

Los tres actos tendrán lugar en el Palacio o palacete Albéniz. Se trata de un edificio construido para que se alojara en él la familia real de Alfonso XIII durante la Exposición Universal de 1929 en Barcelona, situado en la zona de Montjuic, y que está rodeado de los Jardines Joan Maragall.

Es significativo que Felipe VI potencie este palacete, ya que es la residencia oficial de la Familia Real en Barcelona. Desbancó al Palacio de Pedralbes, que anteriormente cumplía esa misma función.

Hasta ahora, la Casa del Rey ha recurrido poco al Palacio Albéniz. Apenas algunos actos se han celebrado allí: la cena del Mobile World Congress en 2014, una reunión del patronato de la Fundación Princesa de Girona en 2012, o una reunión de Juan Carlos I con mandatarios extranjeros (como el primer ministro británico Tony Blair) en la Cumbre Euromediterránea en 2005.

No hay que olvidar dos tendencias que don Felipe está siguiendo en estos primeros años de reinado. Por un lado, ha mantenido el empeño que se impuso ya como príncipe de mantener una presencia frecuente y activa en Cataluña, en medio de la deriva independentista que se ha acentuado en los últimos años y que ha movilizado a favor de la secesión a casi la mitad de los catalanes.

De ahí que el rey -en ocasiones con doña Letizia- acuda a un buen número de actos en Cataluña y haga guiños a la identidad propia, como el de intercalar el catalán con el castellano en sus discursos en esta comunidad. También la Fundación Princesa de Girona cumple ese papel de reforzar la presencia de la Corona en Cataluña, del que los grandes empresarios catalanes se muestran muy satisfechos, como ya se contó en estas páginas.

En ese contexto, el Palacio Albéniz es un ejemplo físico de la presencia de la Corona en España. Y además, hay que añadir que Felipe VI está tratando de darle mayor relevancia a los palacios reales, como el Palacio Real de Madrid. Trata así de dar mayor solemnidad a algunos actos, pero sobre todo de reforzar esa vinculación de la monarquía con la Historia de España y mostrar los palacios como símbolo de esa Historia.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·