Lunes 23/07/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Discurso de Nochebuena desde el Palacio de la Zarzuela

El rey reclama que en Cataluña no vuelvan a darse el enfrentamiento y la exclusión

Felipe VI señaló como desafíos de España para 2018 la creación de empleo estable, la lucha contra el terrorismo yihadista y la corrupción, la preocupación por el cambio climático y la violencia contra las mujeres

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Convivencia”, “unión”, “familia”, son algunas de las palabras más mencionadas en el mensaje de Nochebuena de Felipe VI este 24 de diciembre de 2017. El rey puso en valor el desarrollo de España en estos 40 años. Habló de economía, terrorismo y  violencia de género, pero sobre todo dedicó sus palabras a la situación catalana. En 2015 y 2016 hizo referencias a la unidad y al cumplimiento de la ley, pero no tanto como este año y como en 2014, que también hubo un referéndum y dedicó expresamente un apartado de su discurso a Cataluña.

Felipe VI se dirige a los españoles en la Nochebuena de 2017. Felipe VI se dirige a los españoles en la Nochebuena de 2017.

Felipe VI se ha vuelto a dirigir a los españoles por segundo año consecutivo desde el Palacio de la Zarzuela, en este caso desde el Salón de Audiencias. “Me dirijo a todos vosotros para felicitaros la Navidad y transmitiros junto a la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía nuestros mejores deseos para el 2018”, estas han sido sus primeras palabras en este tradicional discurso de Nochebuena

Después de comenzar el mensaje deseando unas felices fiestas, el rey fue directamente al problema principal que ahora mismo sufre España: la independencia de Cataluña.  “2017 ha sido en España, sin duda, un año difícil para nuestra vida en común, un año marcado, sobre todo, por la situación en Cataluña”. 

Antes de hablar en detalle del tema, quiso mencionar lo positivo que ha sido este año en otros muchos aspectos.

“Convivencia, derechos y libertades”

Como es habitual en su discurso de Navidad, lanzó un mensaje basado en el sentimiento y la historia que unen a España y a todo lo que hemos conseguido. Recordó lo bien que hemos llevado a cabo la transformación más profunda de nuestra historia: en educación y cultura, en sanidad y servicios sociales, en infraestructuras y comunicaciones, así como en defensa y seguridad. 

Felipe VI hizo hincapié en que en los últimos 40 años hemos conseguido entre todos que España sea un país nuevo y moderno que está entre los más avanzados del mundo. “Todo el gran cambio en nuestra historia, ha sido gracias a una España abierta y solidaria; una España que reconoce y respeta nuestras diferencias”. Por ello recordó que tenemos que apreciar y valorar nuestro progreso entre todos porque “nos lo merecemos como país y como sociedad".

Sin embargo, el rey reconoció que no todo han sido aciertos y que ha habido situaciones difíciles, pero que requieren de un compromiso de toda la sociedad para recuperarlas. 

“El camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento”

Un año más, volvió a centrar la política del mensaje en la situación en Cataluña. Primero quiso hacer referencia a los principios y valores de nuestro estado democrático: “la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político”. Insistió en que cuando esos principios se quiebran, la convivencia se deteriora y se hace inviable.

El rey mencionó lo ocurrido el 21-D, el día en que los catalanes votaron para elegir a sus representantes en el Parlament. Destacó que la situación generada no puede llevar de nuevo al enfrentamiento y a la exclusión porque solo va a hacer “que haya empobrecimiento moral y económico en toda la sociedad española".

A esto añadió que hay que recuperar la estabilidad y el respeto mutuo entre los catalanes, de manera que las ideas no distancien ni separen a las familias y a los amigos. El rey recordó que Cataluña siempre ha sido una comunidad fuerte y con valores que destacan su personalidad y le han dado los mejores momentos de su historia. “Tiene capacidad de liderazgo, responsabilidad y compromiso” . Por ello pidió que entre todos superemos los problemas de convivencia que ha generado esta situación.

Unidos contra el terrorismo, la violencia de género y el cambio climático

Los últimos temas que quiso tratar antes de ponerle fin al discurso han sido el empleo, el yihasimo, la corrupción, la defensa del medio ambiente y la violencia hacia las mujeres.

Felipe VI destacó cómo hemos afrontado la crisis económica “que tanto daño ha hecho”. Remarcó que el empleo ha mejorado, pero que la creación de puestos de trabajo estables tiene que ser siempre el objetivo prioritario en nuestra sociedad.

En cuanto a la corrupción, el rey mantuvo que sigue siendo una de las principales preocupaciones de la sociedad y que se seguirán tomando las medidas necesarias para que los españoles “puedan confiar en la administración del dinero”.

“España debe mantenerse firme en sus compromisos ante la defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático”. El rey remarcó que es un problema y que debemos entre todos mantenernos firmes en nuestros compromisos, porque es algo que afecta a todo el planeta y requiere soluciones urgentes. 

Además, recordó que el terrorismo sigue siendo una amenaza mundial y sobre todo ahora que lo hemos sufrido en primera persona en Barcelona y Cambrils. El rey destacó que los españoles sabemos que “solo desde la unidad democrática, la firmeza del Estado del Derecho y la eficacia de la cooperación internacional, podremos derrotarlo”. 

Europa se encuentra ahora en una encrucijada histórica y Felipe VI insistió en que debemos, como país, recuperar su protagonismo en un proyecto europeo que requiere más vitalidad e impulso que nunca.

El rey no quiso olvidarse de las mujeres que sufren la violencia de género. Remarcó que debemos mantener la firmeza y el apoyo político para ayudar y defender a estas víctimas, así como concienciar a toda la sociedad contra esa violencia “cobarde y criminal que degrada nuestra convivencia”.

En su línea habitual de optimismo, el rey lanzó unas palabras llenas de sabiduría e insistió en que en 2018 tenemos que seguir progresando como país sin temer al futuro, sino seguir construyéndolo entre todos. “Porque estoy seguro de que nadie desea una España conformista y paralizada, sino moderna y que ilusione”. 

Por último y como cierre de su cuarto discurso como rey, sostuvo que no podemos sentirnos acomplejados como país, sino que hay que estar llenos de energía y sobre todo estar orgullosos de todo lo que hemos conseguido hasta ahora “ porque es mérito de todos”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·