Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

España

Una propuesta sorpresa: llamar al nuevo rey Felipe Juan I en lugar de Felipe VI

España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Oficialmente, el nombre del nuevo rey será Felipe VI, siguiendo el ordinal del anterior rey de España con ese nombre, es decir, de Felipe V, por cierto el primer Borbón en España. Sin embargo, hay opiniones que apuntan que el nuevo monarca tendría que llamarse de otra forma: uniendo sus dos primeros nombres, como hizo su padre, para llamarse Felipe Juan I de Borbón.

El príncipe Felipe, en su primer acto oficial tras el anuncio de abdicación. El príncipe Felipe, en su primer acto oficial tras el anuncio de abdicación.

Según explica a Monarquía Confidencial José Luis Sampedro Escolar, Numerario de la Real Academia matritense de Heráldica y Genealogía y Vicepresidente de la Asociación de Diplomados en Genealogía, Heráldica y Nobiliaria, la denominación del nuevo rey no debería ser Felipe VI de España para evitar problemas con Cataluña.

El argumento es que el primer Felipe, Felipe el Hermoso, fue solamente rey en Castilla, como Felipe I. Pero no fue soberano en el reino de Aragón, que incluía el Condado de Barcelona, es decir, Cataluña. Lo prueban las monedas de la ceca de Zaragoza de los otros Felipes, que numeran como segundo al tercero y como tercero al cuarto

En opinión de José Luis Sampedro, si se realiza la proclamación como Felipe VI rey de España, algunos sectores aragoneses, pero sobre todo los catalanes, dirán que se ha obviado parte de su historia.

Por el contrario, si el nuevo rey adoptase oficialmente el nombre de Felipe Juan I, también se rendiría un homenaje a su padre y a su abuelo, y se evitaría dar más argumentos a los que, de suyo, aprovechan cualquier nimiedad para socavar la Institución. Sampedro considera que aún se está tiempo de evitar un pequeño error de incalculables consecuencias.

Don Juan Carlos adoptó ese nombre como rey para no hurtar el de Juan III a su padre (en ese caso, coincidían Castilla y Aragón en el numeral, aunque quedaba el problema del Juan III carlista) y el propio don Juan, cuando contrajo matrimonio en 1935, fue denominado Juan Carlos para atraerse las simpatías carlistas, cuya dinastía se extinguía en esos momentos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·