Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Los cambios en el escudo de armas del príncipe: Felipe VI tendrá que incorporar la corona real de España

España

Lo más probable es que el nuevo monarca adopte el estandarte heráldico que actualmente utiliza Don Juan Carlos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La abdicación del rey en favor del príncipe de Asturias también provocará cambios en los escudos de armas que actualmente utilizan ambos de acuerdo con los reales decretos que regulan la heráldica real. Don Felipe, al pasar a ser rey, asumirá el escudo que hasta ahora ha venido utilizando su padre.

A la izquierda, el estandarte del rey Juan Carlos I; a la derecha, el del príncipe Felipe. A la izquierda, el estandarte del rey Juan Carlos I; a la derecha, el del príncipe Felipe.

El escudo, el guión y el estandarte de las armas del rey Juan Carlos I se definieron legalmente en Real Decreto de 1977 por el que se aprobó el Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos. Dicho escudo incluye los cuarteles de Castilla, León, Navarra y Aragón; la flor de Granada; el escusón con las flores de lis de la Casa Borbón; la corona real de España; el Toisón de Oro; la cruz de Borgoña roja; y el yugo y las flechas de los Reyes Católicos.

Este escudo, con fondo azul oscuro, es el que representa al rey de España actualmente, y el que ondea, por ejemplo, en el Palacio de la Zarzuela, o el Palacio Real cuando Don Juan Carlos lo visita.

Con el paso de los años, varios historiadores y expertos en heráldica propusieron crear un escudo propio y diferenciado para el príncipe Felipe. Finalmente, en 2001 se aprobó otro Real Decreto, “por el que se crea el guión y el estandarte de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, y se modifica el Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos, aprobado por Real Decreto 1511/1977, de 21 de enero”.

Aunque comparte con el escudo del rey la mayoría de los elementos heráldicos, se optó por introducir algunos cambios: no lleva ni la cruz de Borgoña ni el yugo y las flechas, y además de un lambel azul (una raya horizontal de la que cuelgan tres “pendientes”) que permite distinguir ambos escudos a simple vista, se colocó la corona peculiar de Príncipe de Asturias, que es de igual forma que la real, pero con sólo cuatro diademas, y no ocho.

Además, los estandartes del rey y del príncipe no tienen el mismo fondo: el del Jefe del Estado es azul oscuro, mientras que el del heredero tiene un azul más claro, que toma de la bandera del Principado de Asturias.

Don Felipe herederá el escudo del rey

Monarquía Confidencial ha contactado con Manuel Rodríguez de Maribona, director de la Academia Asturiana de Heráldica y Genealogía y académica de número de la Real Academia Matritense de Heráldica y Generalogía, para conocer qué cambios provocará la sucesión en la corona en los escudos de armas.

Rodríguez de Maribona destaca que este caso es especial, ya que no se trata de una sucesión por fallecimiento, en cuyo caso queda más claro que las armas del rey pasan al príncipe, y las del príncipe a su primogénito.

Al tratarse de una abdicación, se abren algunas incógnitas. En cualquier caso, el autor de varios estudios utilizados en la creación del escudo de armas del actual príncipe señala que Don Felipe, al ser proclamado rey, tendrá que modificar su heráldica para incluir ya la corona real de España, de ocho diademas.

A partir de ahí, se abren dos posibilidades. La primera sería que Don Juan Carlos siguiera utilizando su estandarte actual con su escudo, y que Felipe VI mantuviera su escudo de príncipe con el cambio de corona.

Sin embargo, Manuel Rodríguez de Maribona se inclina más bien porque Don Felipe asuma el escudo de armas que corresponde al rey, también debido a que Don Juan Carlos las utilizará poco o nada a partir de ahora.

Además, no hay que olvidar que no son armas personales, sino familiares que se transmiten familiarmente. De hecho, los dos reales decretos que regulan las armas del Jefe del Estado y de su heredero hablan de Su Majestad el Rey y del Príncipe de Asturias, no de Juan Carlos de Borbón y de Felipe de Borbón en concreto.

También hay que recordar que cuando se elaboró el escudo destinado a Don Felipe, algunos expertos propusieron incluir tanto las armas de su padre, el rey de España, como las de su madre, Sofía de Grecia y Dinamarca. Finalmente, esta idea, que hubiera personalizado más el escudo, se desechó y en la Casa del Rey optaron por unas armas muy semejantes a las del rey y a las del escudo oficial de España, con esos elementos diferenciadores ya señalados.

Eso sí, se llegó a la conclusión de que el rey y su heredero no podían utilizar el mismo escudo (como sí se hizo en otras épocas históricas) porque España es una monarquía constitucional, y al utilizar las armas del rey como símbolo oficial en algunas ocasiones, no era conveniente que nadie, ni siquiera el príncipe, ostentara el mismo escudo.

Cabe recordar que Don Juan de Borbón, el padre de Juan Carlos I, utilizó desde 1977 -cuando renunció oficialmente a sus derechos sucesorios en favor de su hijo- hasta su muerte en 1993 un estandarte propio, diferenciado del de Don Juan Carlos. Se trataba de un escudo con las armas mayores, es decir, que a las españolas incluía las de territorios como Borgoña, Austria, Flandes, Brabante, Tirol... El escudo del Conde de Barcelona contaba con una corona con sólo tres diademas.

Las armas de la princesa Leonor

Manuel Rodríguez de Maribona, autor del libro “Los principados y títulos del heredero de la Corona” en el que aborda extensamente los títulos del príncipe, también asegura a MC que lo más seguro es que la Casa del Rey no aborde aún el asunto de las armas heráldicas que tendrá Leonor cuando sea, dentro de unos días, princesa de Asturias.

En todo caso, cuando sea mayor y ya asuma un escudo propio, si no hay cambios en principio le correspondería el escudo que hasta ahora ha ostentado su padre Don Felipe y que el Real Decreto otorga “al Príncipe de Asturias”. Cualquier modificación, por tanto, requerirá cambiar ese Real Decreto.

Hace varios años, Monarquía Confidencial reveló que ya había un grupo de expertos trabajando en el diseño de un escudo de armas para la infanta Leonor; un escudo que fuera distinto que el del rey, pero también que el de su padre el príncipe. Sin embargo, al convertirse ya en princesa de Asturias esos planes se han trastocado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·