Miércoles 22/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

En la Catedral de Palma de Mallorca

Así se prepara la Misa de Pascua a la que asisten los reyes

Se reservan uno o dos bancos según el número de miembros de la familia real que acudan. Horas antes se colocan arcos de seguridad y pasan perros detectores de explosivos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cada Domingo de Resurrección desde hace décadas, la Catedral-Basílica de Santa María de Palma de Mallorca celebra una misa de Pascua a la que acuden los reyes y otros miembros de la familia real. Se trata de una cita tradicional en la agenda de la Casa del Rey.

Los reyes Felipe y Letizia y sus hijas, en una misa de Pascua en Palma de Mallorca. Los reyes Felipe y Letizia y sus hijas, en una misa de Pascua en Palma de Mallorca.

Por el momento no se ha confirmado si Felipe VI, doña Letizia, sus hijas y otros miembros de la familia real como los reyes Juan Carlos y Sofía, viajarán a la capital de Baleares esta Semana Santa para pasar unos días de descanso en el Palacio de Marivent y asistir a la misa de Domingo de Resurrección.

En la catedral de Palma de Mallorca todavía no han recibido comunicación de quiénes acudirán a la misa. Eso sí, fuentes consultadas por Monarquía Confidencial destacan que o los reyes Juan Carlos y Sofía, o ahora Felipe y Letizia, no han faltado a esta cita en las últimas décadas.

La misa a la que acude la familia real no es la celebración más solemne del domingo. Esta comienza a las 10:30, la celebra el obispo de Mallorca Javier Salinas, y en ella se incluye la Procesión del Encuentro: en ella, se juntan las imágenes de Jesús resucitado y de la Virgen María tras procesionar por el templo.

Los reyes, sin embargo, acuden siempre a la misa de 12:00. Tradicionalmente celebraba esta misa el deán de la catedral, pero es año se va a encargar de ello otro canónigo.

Los primeros bancos de la catedral

El protocolo de esta eucaristía es menos complejo que en otros lugares respecto a los reyes. En la catedral de Palma no se colocan asientos y reclinatorios propios para ellos, sino que la familia real ocupa los primeros bancos de la nave, en la parte derecha mirando desde el altar.

Lo que varía de un año a otro es el número de personas que ocupan esos bancos: si, por ejemplo, sólo asistieran los reyss Felipe y Letizia con sus hijas Leonor y Sofía, basta con reservarles un banco: si ya acuden Juan Carlos I, la reina Sofía y la infanta Elena, por ejemplo, se requieren dos bancos.

No es hasta el último momento cuando en la catedral reciben el aviso de que van a acudir los reyes, y les comunican cuántos miembros de la familia real serán. En todo caso, salen a recibirlos a la puerta de la fachada principal el obispo de Mallorca acompañado por los canónigos del capítulo de la catedral.

Todos ellos les acompañan al interior del templo y hasta sus bancos, pero luego se retiran ya que, como se ha dicho, esa misa no la oficia el obispo. Lo que tampoco se sabe es si este año estarán presentes en esa misa de Pascua autoridades civiles: aunque antes no era tradición, en los últimos años acudieron, por ejemplo, el presidente de Baleares José Ramón Bauzá o la presidenta del Consell Insular de Mallorca, María Salom.

Las fuentes consultadas por MC explican que cuando se sabe ya con certeza que acuden los reyes, muchos curiosos se acercan a la catedral de Palma para verlos. Muchos de los fieles que asisten a la misa anterior, la de las 10:30, se quedan allí y tanto don Juan Carlos y doña Sofía como don Felipe y doña Letizia se acercan y saludan a muchas de las personas congregadas, y también a quienes ocupan otros bancos del templo.

Es habitual que muchos mallorquines y turistas, muchos de viajes de Imserso, vayan a la catedral para ver una estampa que en muchas ocasiones permite contemplar juntos a todos los miembros de la actual familia real.

Además, si finalmente se confirma que van los reyes de España, las Fuerzas de Seguridad extreman la precaución. Esa mañana del domingo, desde alrededor de las 7:00, se organiza un cordón policial con arcos de seguridad para toda persona que quiera acceder al templo y a sus proximidades. Así mismo, perros detectores de explosivos peinan el recinto y las zonas adyacentes para asegurarse de que no hay amenazas para la familia real.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·