Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Después de la Pascua Militar

El rey pasa la prueba de la recepción al Cuerpo Diplomático

El monarca pronunció su discurso sin dificultades y sustituyó una de las muletas por el brazo de su ayudante

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Don Juan Carlos ha resuelto satisfactoriamente su última intervención en público. Tras la polémica suscitada con motivo del discurso pronunciado por el  monarca en la Pascua Militar, en el que se equivocó varias veces, el rey ha reaparecido en esta ocasión visiblemente recuperado y sin mostrar dificultades en la lectura del texto.


Los reyes y los príncipes de Asturias durante la recepción al Cuerpo Diplomático. Los reyes y los príncipes de Asturias durante la recepción al Cuerpo Diplomático.

Ayer, los reyes, acompañados por los príncipes de Asturias, presidieron la recepción ofrecida al Cuerpo Diplomático en el Palacio Real de Madrid. Al acto también asistió el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.

Ya en el Salón del Trono, y tras el saludo del decano del Cuerpo Diplomático acreditado en España, Renzo Fratini, don Juan Carlos pronunció su discurso.

Esta intervención del monarca se había convertido en el foco de atención durante los últimos días por tratarse del primer discurso del rey tras el pronunciado en la celebración de la Pascua Militar, el 6 de enero.

En esa ocasión, don Juan Carlos titubeó y cometió algunos errores durante la lectura del texto, equivocaciones que La Zarzuela achacó posteriormente a la mala iluminación de la sala. Sin embargo, en esta ocasión el rey ha pasado la prueba con creces.

Don Juan Carlos no se equivocó

La intervención del monarca estuvo exenta de errores. Don Juan Carlos pronunció las palabras del texto sin dificultades, en parte gracias a algunos cambios llevados a cabo por la Casa del Rey para evitar situaciones como la de la Pascua Militar.

La Zarzuela cambió la lámpara que iluminaba el atril, subiéndola de altura y disminuyendo su intensidad para evitar que produjese reflejo en el papel sobre el atril, como la última ocasión. Además, las frases del discurso eran más cortas.

El rey, en su mensaje, envió un mensaje optimista a los embajadores asistentes al encuentro, aunque también destacó que todavía perviven graves problemas en España, “especialmente el paro”.

Por último, don Juan Carlos hizo un llamamiento a los electores para que votasen en las próximas elecciones europeas de mayo.

Apoyo de su ayudante

Además de la mejora en su discurso, el monarca también apareció visiblemente recuperado en lo que respecta a su aspecto físico.

Don Juan Carlos ya sólo utiliza una muleta, y ha sustituido la otra por el brazo de uno de sus ayudantes, en quien se apoyó durante algunas ocasiones en el acto.

Otra de las muestras que denota la mejora del monarca tras sus últimas operaciones médicas es la conversación que mantuvo de pie, durante cuarenta y cinco minutos, con varios asistentes a este encuentro. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·