Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Felipe VI mantiene frecuentes contactos internacionales

El rey recibió el apoyo de mandatarios extranjeros frente a la independencia de Cataluña

El presidente de Portugal y el príncipe heredero de Abu Dabi le llamaron por teléfono. El presidente de Georgia le escribió una carta. Coincidieron en el mensaje: apoyo a la unidad de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Felipe VI observa con preocupación el desarrollo del proceso rupturista que promueven los independentistas en Cataluña. Se pronunció con un mensaje extraordinario desde Zarzuela dos días después del referéndum de secesión, y además ha mantenido contactos internacionales que apenas han trascendido.

El rey Felipe trabaja en su despacho del Palacio de la Zarzuela. Felipe VI en su despacho, en una imagen de archivo.

El pasado 27 de octubre, tras un amago fallido, finalmente la mayoría de los diputados del Parlament de Cataluña dio apoyo a una declaración solemne que anunciaba la independencia y la construcción de un Estado catalán en forma de república.

De inmediato el Senado y el Gobierno de España pusieron en marcha los mecanismos del artículo 155 de la Constitución para frenar esa intentona secesionista. Además, en el “frente internacional” la Generalitat y el Parlament de Cataluña cosecharon pocos éxitos -apoyos de algunos diputados y de partidos nacionalistas- y sonados fracasos iniciales, ya que decenas de países, empezando por las grandes potencias, se niegan a reconocer esa independencia y apoyan la integridad territorial de España.

Monarquía Confidencial ha podido recabar varias informaciones de diversos medios y agencias de noticias extranjeras que revelan que mandatarios de algunos países decidieron expresar su apoyo a España contactando directamente con el rey Felipe, quien en estos días está manteniendo una actividad pública reducida en favor de las tareas de despacho para seguir la evolución de este desafío.

De Portugal...

Uno de los jefes de Estado que levantó el teléfono para tratar el asunto de la declaración independentista de Cataluña fue el presidente de la República de Portugal. Marcelo Rebelo de Sousa mantiene una estrecha relación con don Felipe, y ambos hablan con cierta frecuencia.

El presidente portugués llamó al rey de España el sábado 28 de octubre, horas después de la declaración de independencia. Rebelo de Sousa le trasladó a Felipe VI un mensaje claro: Portugal no reconoce la declaración unilateral de independencia y considera que es un asunto interno que España debe resolver por sí misma.

El día anterior, el gobierno portugués se había expresado con mucha contundencia, expresando su apoyo a la unidad de España y condenando el ataque a las reglas constitucionales.

… a Abu Dabi...

El jefe del Estado de Portugal no fue el único en contactar con el rey Felipe para transmitirle su apoyo. También lo hizo el príncipe heredero de Abu Dabi y vicecomandante supremo de las fuerzas armadas de Emiratos Árabes Unidos.

En los días posteriores a la declaración de independencia, Mohamed bin Zayed Al Nahyan habló por teléfono con el rey de España y le transmitió que las autoridades de Emiratos Árabes Unidos siguen con atención los “acontecimientos alarmantes” que se están dando en Cataluña.

El príncipe heredero de Abu Dabi (su padre, el emir, es además presidente de Emiratos Árabes Unidos) expresó el apoyo de su país a España y al Gobierno español para tomar las medidas constitucionales para mantener la integridad y soberanía del país, así la necesidad de que el diálogo se abra camino en esta crisis.

… pasando por Georgia

Los contactos con Felipe VI por la declaración del “Estado catalán” por parte del Parlament llegaron hasta el Cáucaso. El presidente de Georgia, Giorgi Margvelashvili, escribió una carta dirigida al rey.

El máximo mandatario de este país, que sufre la secesión de varios territorios por la injerencia de Rusia -como Osetia del Sur, que sí apoyó la declaración de independencia de Cataluña-, trasladó a don Felipe el apoyo decidido de los georgianos a “la soberanía y la integridad territorial del Reino de España”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·