Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La infanta Elena, relegada a un segundo plano después del verano

La hija del rey ha pasado de atender una media de dos compromisos oficiales semanales a aparecer públicamente en contadas ocasiones al mes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La agenda de actos de doña Elena se ha visto visiblemente reducida en los últimos meses. Tras adquirir un mayor peso como miembro de la institución este verano, acompañando incluso a los reyes y los príncipes de Asturias en cenas oficiales, la infanta se mantiene actualmente en un segundo plano en la agenda de compromisos estipulada por la Casa del Rey.


La infanta Elena en una imagen de archivo. La infanta Elena en una imagen de archivo.

Hace unos meses, La Zarzuela tomo la decisión de otorgar un mayor protagonismo a la hija de don Juan Carlos en los actos oficiales.

Este hecho quedó patente, especialmente, durante el último verano. En esos meses, la Casa del Rey situó en primer plano público a la infanta, adquiriendo un papel muy destacado durante su estancia en Palma.

Agenda estival 'cargada'

Los días en que doña Elena permaneció alojada en el Palacio de Marivent, disfrutando de sus tradicionales vacaciones estivales en la isla, la infanta asistió a tantos actos oficiales como la reina y los príncipes de Asturias.

Uno de las apariciones más destacadas de la infanta fue su asistencia a la cena ofrecida a las autoridades baleares en el Palacio de La Almudaina, en Palma.

En esa ocasión, don Juan Carlos le pidió expresamente a doña Elena que retrasase el vuelo previsto para regresar a la capital, con el fin de permanecer unos días más en la isla y estar presente en el encuentro acompañando al monarca, la reina y los príncipes de Asturias.

En el besamanos junto a los príncipes

Durante esta cena, la infanta se situó junto a don Felipe y doña Letizia en el besamanos de las autoridades baleares, algo que no había sucedido anteriormente, adquiriendo un mayor peso durante la celebración del acto.

Ese verano, la hija del rey también acompañó a la reina y el príncipe a algunos compromisos, como la visita a la zona afectada por un incendio forestal en Andratx.

Fuera de Palma, doña Elena asistió a la misa funeral por las víctimas del accidente de tren Alvia en Santiago, en calidad de duquesa de Lugo.

Reducción de agenda

Sin embargo, esta situación no ha vuelto a repetirse tras finalizar el verano. De hecho, las apariciones públicas de la infanta se han visto visiblemente reducidas en comparación con el número de actos a los que asistía previamente a sus vacaciones en Palma.

Anteriormente, doña Elena cumplía con un calendario de, aproximadamente, uno o dos compromisos semanales. Desde que regresó a la capital, su agenda disminuyó notablemente, pasando a asistir a dos o tres actos al mes.

Ni en el Desfile ni en la Pascua Militar

Uno de los primeros actos en los que este hecho comenzó a evidenciarse fue la celebración del Desfile Militar, el 12 de octubre. La infanta, a diferencia del año anterior, cuando se situó en el palco de las autoridades junto al líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, no estuvo presente.

Recientemente, doña Elena tampoco acudió a la ceremonia de la Pascua Militar, el 6 de enero. Su última aparición pública en representación de la institución se produjo a principios de diciembre, cuando entregó junto a la reina y los príncipes de Asturias los Premios Nacionales del Deporte.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·