Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El rey insistió en su discurso en la palabra “comunidad”

Los gestos de cariño de los reyes con los vecinos del Pueblo Ejemplar de Asturias

Felipe VI y doña Letizia visitaron Poreñu y entregaron el galardón que reconoce su trabajo por mantener vivas algunas de las tradiciones ancestrales de la localidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los reyes visitaron la aldea de Poreñu para entregar el galardón al Pueblo Ejemplar de Asturias que reconoce su trabajo para mantener vivas algunas de las tradiciones ancestrales de la localidad y tuvieron muchos gestos de cariño con sus vecinos.

La reina Letizia, en Poreñu. La reina Letizia, en Poreñu.

Felipe VI y doña Letizia estuvieron este sábado en la aldea de Poreñu y pudieron disfrutar de sus costumbres y tradiciones y conocer a sus vecinos, que les recibieron con mucho entusiasmo. El rey incluso probó la sidra hicieron los vecinos, pero la reina no.

En su discurso, el rey repitió mucho la palabra “comunidad” para hacer referencia a lo que la aldea de Poreñu significa por haber recibido el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias, destacando que su movimiento asociativo para mejorar las condiciones de vida de sus vecinos.

“Poreñu es, ante todo y sobre todo, comunidad. Una comunidad que hunde sus raíces en lo más temprano de la historia y que hace de la unión vecinal su principal bandera”, dijo el rey, que destacó además su larga e intensa trayectoria: “supo de monjes, de campesinos, de caballeros, de marinos, de soldados y de peregrinos”.

Los reyes recorrieron las calles de la pequeña localidad y saludaron a gran parte de los vecinos, incluso se pudo ver a doña Letizia muy emocionada y maternal al ver a una de las vecinas con un bebé, con el que se deshizo en mimos y cariños. Contemplaron sus hórreos y paneras, así como las labores de un taller de madera y taracea (técnica de revestimiento de objetos), y visitaron un mercado de artesanía y otro solidario en los que descubrieron los productos de la zona. 

Entre otras actividades, asistieron a la plantación de un manzano y visitaron un "prao" con reses vacunas galardonadas con premios ganaderos, donde Felipe VI se atrevió a acariciar a una de ellas. Todo ello antes de presidir el acto institucional de entrega de este galardón.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·