Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

1.300 invitados pasaron por el Palacio Real

Los detalles del besamanos de los reyes en la Fiesta Nacional del 12 de octubre

El director del CNI y ex JEMAD se cuadró ante Felipe VI; hubo una pausa de quince minutos como en la proclamación en 2014; el rey felicitó a Casimiro García-Abadillo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La celebración oficial del día de la Fiesta Nacional tuvo tras el desfile militar su continuación en el Palacio Real de Madrid. Los reyes Felipe y Letizia recibieron a 1.300 invitados entre representantes institucionales, militares y personas del mundo de la empresa, la cultura y otros ámbitos de la sociedad.

Recepción en el Palacio Real en la Fiesta Nacional del 12 de octubre. Recepción en el Palacio Real en la Fiesta Nacional del 12 de octubre.

Desde que don Felipe asumió la Corona en 2014, la casa real ha intentado abrir el abanico de invitados a la recepción que se ofrece en el Palacio Real de Madrid para celebrar el 12 de octubre. Ya no sólo asisten políticos, militares y diplomáticos, sino que también se cursan invitaciones a representantes de colectivos sociales, a artistas y otros representantes de la cultura...

Este año desde Zarzuela indicaron que al acto había alrededor de 1.300 invitados, una cifra similar a la del año pasado. Sin embargo, sí hubo una novedad importante en el transcurso del besamanos en el Salón del Trono.

En mitad del transcurso de los saludos de todos los invitados a los reyes, se cortó el flujo de asistentes. Don Felipe y doña Letizia, así como sus colaboradores más cercanos -el jefe de la Casa, Jaime Alfonsín; el jefe del Cuarto Militar, Juan Ruiz Casas...- salieron del salón y se dirigieron a otra estancia.

¿El motivo? Hacer una breve pausa para continuar, pasados unos quince minutos. Este mismo “protocolo” que siguió el 19 de junio de 2014: ese día Felipe VI tuvo que saludar a cerca de 3.000 personas después de ser proclamado rey de España ante las Cortes Generales, y él y doña Letizia pararon un momento de estrechar manos para beber agua y descansar brevemente.

Al volver de ese descanso este 12 de octubre, los reyes mostraron un gesto de cariño al caminar cogidos de la mano. Además, la reina aprovechó para dirigirse a los periodistas acreditados y preguntarles en tono distendido por qué se había reducido la presencia de redactores durante ese rato que habían salido del Salón del Trono.

El director del CNI y el duque de Alba se cuadran

Muchos de los invitados eran representantes de instituciones: ministros del Gobierno, portavoces parlamentarios, presidentes de comunidades autónomas, mandos militares, de la Policía y de la Guardia Civil, miembros del Consejo de Estado (como el ex jefe de la Casa, Alberto Aza), del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional... Además de una larga hilera de embajadores y otros miembros del cuerpo diplomático acreditado en España.

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, dejó una escena llamativa al saludaron a los reyes de forma especialmente protocolaria. Sanz Roldán, que fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), prácticamente se cuadró al modo militar delante del rey e inclinó significativamente la cabeza.

De forma similar, casi cuadrándose e incluso con un taconazo, saludaron a Felipe VI algunos otros asistentes: el duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo; el duque de Calabria (primo segundo del rey), Pedro de Borbón-Dos Sicilias; y el ex ministro socialista del Interior, José Luis Corcuera.

Por su parte, don Felipe se inclinó también para saludar a varios prelados de la Iglesia Católica y también ante dos clérigos de la Iglesia Ortodoxa en España.

El rey tuvo algunas palabras más allá del saludo con algunos presidentes autonómicos, como el cántabro Miguel Ángel Revilla, y el castellanoleonés Juan Vicente Herrera.

Conversaciones con periodistas... y con Cifuentes

La reina también intercambió una breve conversación con algunos invitados. Lo hizo con algunas ex compañeras periodistas, como Sandra Golpe, de Antena 3; y también con Cristina Cifuentes, quien mientras se marchaba seguía hablando con doña Letizia.

Con otros periodistas los reyes también se pararon un momento. Fue el caso de la columnista de El Mundo Carmen Rigalt y de Antonio Casado, con los que se reieron un momento, y de Casimiro García-Abadillo, ex director de El Mundo y ahora director de El Independiente.com, y su número dos Victoria Prego. Los dos últimos intercambiaron una breve charla con don Felipe y doña Letizia: el rey incluso lanzó un “felicidades” a García-Abadillo, bien por su recién fundado periódico digital, o bien porque un día antes había sido su cumpleaños.

Entre los 1.300 invitados a esta recepción por el día de la Fiesta Nacional había representantes de empresas, colectivos sociales y entidades con las que los reyes han coincidido a lo largo de este año en actividades oficiales.

Por ejemplo, desde la Casa del Rey explicaron que se habían cursado invitaciones a las distintas autoridades implicadas en todas las celebraciones que ha habido este año con motivo del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Hay que recordar que los reyes han presidido la comisión nacional de esta conmemoración, han ido a exposiciones sobre Cervantes, y han visitado localidades manchegas relacionadas con El Quijote.

También se invitó, por ejemplo, a responsables de las compañías automovilísticas que han recibido la visita de Felipe VI y doña Letizia, que este año han ido a la factoría de Renault en Palencia, a la de Volkswagen en Navarra...

En cuanto a colectivos sociales, se vio a los reyes muy atentos con dos representantes de la Asociación de Víctimas de la Talidomida.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·