Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

España

Evita las referencias políticas del año pasado

El rey lanza un apasionado alegato en defensa de los Premios Princesa de Asturias

Felipe VI se centra en valorar los galardones como “un acto de afirmación cívica frente a la ignorancia”, mientras en el exterior una manifestación protesta contra este acto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Felipe VI ha hecho una encendida defensa de los Premios Princesa de Asturias en la gala de entrega de los galardones. El rey ha pronunciado en el Teatro Campoamor de Oviedo el que es junto al de Nochebuena uno de sus discursos más “personales” del año, en el que desliza sus mensajes más profundos dirigidos especialmente a todos los españoles.

Felipe VI interviene en la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2016. Felipe VI interviene en la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2016.

Los reyes Felipe y Letizia, acompañados por la reina emérita doña Sofía, han llegado al Teatro Campoamor de Oviedo entre las aclamaciones de miles de asturianos que les apoyaban con banderas de España y de Asturias y pancartas, pero también con el sonido de fondo de los manifestantes de la protesta contra los Premios Princesa de Asturias.

Ante numerosas autoridades como el presidente del Principado de Asturias (y de la gestora del PSOE) Javier Fernández, la presidenta del Congreso Ana Pastor, el ministro de Educación y Cultura Íñigo Méndez de Vigo, y el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, don Felipe ha pronunciado el que suele ser uno de los discursos públicos de mayor calado, más “personales”, como el mensaje de Nochebuena.

Las referencias a la princesa Leonor

Aunque todavía no ha acudido nunca a los premios que llevan su nombre, la princesa Leonor ha estado ‘presente’ en el Teatro Campoamor desde el inicio. El presidente de la Fundación, Matías Rodríguez Inciarte, ha querido recordar “con afecto a la princesa de Asturias, nuestra presidenta de honor”.

Inciarte ha provocado la segunda ovación a la reina Sofía (que ya había recibido otra al aparecer en su palco) al agradecerle que hubiera vuelto a asistir a la ceremonia: “Su presencia es para nosotros emotiva y muy grata”.

Además, el presidente de la Fundación Princesa de Asturias ha remarcado el “impulso de la Corona” que reciben permanentemente en su labor social, y también ha recordado ese primer discurso que pronunció hace 35 años don Felipe en el Teatro Campoamor, su primer intervención pública con 13 años.

Cuando Felipe VI ha tomado la palabra, ha hecho una referencia directa a sus hijas. Ha explicado que para él y para la reina Letizia este viaje anual a Asturias significa una fecha “muy especial y esperada con cariño”, que además en los últimos años viene acompañada del recuerdo de sus hijas que aún no acuden a este acto, tanto la infanta Sofía como su hermana la princesa Leonor, heredera de la Corona y ya presidenta de honor de la fundación. El rey ha remarcado que ellas representan la esperanza en el futuro.

Poca política, pero mucha defensa de los premios

El del año pasado fue un discurso de un calado político muy profundo. En plena efervescencia del proceso independentista en Cataluña, Felipe VI pidió “que nadie construya muros con los sentimientos” e hizo otras referencias evidentes a la necesidad de respetar la legalidad constitucional y a no romper los lazos emocionales y de todo tipo que unen a todos los españoles.

Este 21 de octubre, sin embargo, el Jefe del Estado ha obviado las referencias dirigidas a la actualidad y a la política. Como es habitual, ha dedicado gran parte de su discurso a elogiar los logros de cada uno de los premiados con los Princesa de Asturias 2016 y ha hecho algunas reflexiones sobre las cuestiones y problemas sociales que ellos abordan.

Pero sin duda lo que ha llamado más la atención ha sido la intensidad y la verdadera pasión con la que el rey ha defendido los Premios Princesa de Asturias.

Desde hace años algunos colectivos republicanos, de izquierdas, y comités de empresas con despidos se manifiestan ante el Teatro Campoamor durante la ceremonia de entrega de estos galardones. Este año no ha sido una excepción, y desde hacía días venían preparando la protesta contra unos premios que, según denuncian estos manifestantes, suponen un maquillaje para los poderes económicos y políticos que recortan derechos sociales a los ciudadanos.

Premios “frente a la ignorancia”

“Los premios nacieron como un sentido acto de afirmación cívica frente a la ignorancia”: Felipe VI ha dedicado esa última parte del discurso a defender con contundencia que la Fundación Princesa de Asturias y los premios que entrega suponen un esfuerzo por promover la cultura y el conocimiento, para unir distintos saberes en favor del progreso y la dignidad de los hombres.

El rey también ha justificado estos premios, en el 35 aniversario de la primera edición (esta es ya la número 36), y su nacimiento por “un sentimiento: amor profundo a Asturias y a toda España”, tanto de él y de la Corona como de quienes se implicaron en poner en marcha la Fundación.

Como ha hecho en ediciones anteriores, sobre todo durante los años más duros de esta crisis económica, don Felipe ha aprovechado para tratar de destacar que en esta gala del Teatro Campoamor se reúnen premiados que representan lo mejor de España. “Una España alejada del pesimismo, del desencanto”, ha asegura el rey, que ha citado a Miguel de Unamuno para apostar por una España “de brazos abiertos” en la que nadie se sienta solo.

Por último, ha hecho un llamamiento a todos los españoles a sentirse “orgullosos de lo que somos y de lo que juntos hemos conseguido, que ha sido mucho y admirable”, además de añadir que “un pueblo que quiera, respete y ampare la cultura nunca le temerá al futuro”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·