Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Negó que el rey Juan Carlos intercediese en sus negocios

El objetivo de Urdangarin en el juicio: desvincular a Cristina de cualquier actividad de Aizoon

El ex duque de Palma aseguró que la infanta no tuvo implicación alguna en la sociedad que compartían al 50%

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Iñaki Urdangarin tenía un objetivo: dejar claro que la hermana del rey Felipe VI no había tenido ninguna vinculación con la sociedad Aizoon ni con los proyectos que se llevaban a cabo. Además, también ha querido dejar constancia de que Juan Carlos I no intercedió en sus negocios.

Iñaki Urdangarin. Iñaki Urdangarin.

Una de las palabras que más se ha escuchado en el juzgado de Palma de Mallorca mientras Iñaki Urdangarin declaraba por su implicación en el caso Nóos ha sido “lo desconozco”.

El que fue duque de Palma ha medido cada palabra durante las jornadas en las que ha prestado declaración. No obstante, lo que sí ha querido precisar en reiteradas ocasiones ha sido la nula vinculación de su esposa, la infanta Cristina con la sociedad Aizoon.

Esta entidad fue creada para canalizar los honorarios que recibía por prestar sus servicios al Instituto Nóos. La infanta Cristina compartía al 50% la titularidad de la sociedad.

Urdangarin se sometió desde el viernes al interrogatorio del fiscal anticorrupción, Pedro Horrach. Uno de los frentes que trataron fue el de preguntarle por su esposa, sin embargo explicó que a pesar de que fuese socia, “no tenía ninguna implicación”.

La declaración de la renta de Cristina

Además el yerno del rey explicó –para exculpar a su esposa- que las declaraciones tributarias de Cristina de Borbón las realizaba Federico Rubio, asesor que venía por parte de Casa del Rey.

Sin embargo, las explicaciones que durante horas el ex jugador de balonmano realizó no fueron suficientes para convencer a los presentes en la sala.

Durante la jornada de ayer, la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete cuestionó reiteradamente la declaración de Iñaki Urdangarin ya que no podía creer el hecho de que Cristina fuese socia de Aizoon únicamente por motivos personales y emotivos.

Es por ello por lo que le pidió que explicase si no tenía vinculación y el por qué algunas actividades como safaris o cursos de coaching de la infanta estaban pagados por la sociedad. Además, tampoco entendía el motivo por el que estaba en copia en muchos de los correos electrónicos en los que se desarrollaba algunas de los proyectos de la entidad.

En uno de los emails que mostró al imputado se pedía que la infanta viese un proyecto sobre un seminario que estaban preparando. A este caso en concreto, Urdangarin contestó que se trataba de un curso dedicado a acciones sociales motivo por el que su esposa podría estar interesada al trabajar en esta área en fundaciones como La Caixa o Aga Khan.

Otro de los frentes: las tarjetas bancarias de la sociedad

Un punto en el que se ha detenido la abogada de Manos Limpias ha sido la tarjeta Visa que tenían Iñaki Urdangarin y la Cristina por ser los titulares de la sociedad Aizoon. El exdeportista, en otro intento de dejar al margen la acusación a su mujer explicó que era él mismo quien custodiaba la tarjeta de la infanta y que ella desconocía las claves (por lo que se supondría que ella nunca la hubiese utilizado)

Mientras tanto, la hermana de Felipe VI observaba atentamente las pantallas donde se iban mostrando cada uno de los documentos en los que se pedía explicación a su marido.

Sin embargo, en el momento en el que la abogada pidió al tribunal que se seleccionase un email de Urdangarín a su padre, Juan Carlos I, todos los asistentes de la sala se quedaron un tanto desconcertados.

El motivo es que el documento poseía una marca de agua de “no admitido”. A pesar de ello, López Negrete le dijo al imputado que sí era una prueba válida y le incitó a responder a la pregunta “¿Qué conocimientos tenía el rey sobre sus negocios y los de su mujer?”.

En un primer momento Urdangarin titubeó y cambió su rosto al no saber si debía responder o no a la pregunta. No obstante, ante la insistencia comenzó a decir que en el correo que le estaba mostrando le comunicaba a Juan Carlos I cuál era su proyecto en uno de sus negocios.

De cualquier manera, en posteriores declaraciones, el marido de la infanta Cristina explicó que “el rey Juan Carlos no había intercedido en ninguno de sus negocios”, queriendo –una vez más- dejar a Casa Real al margen.

Fue en ese momento cuando el tribunal decidió interrumpir su declaración así como el juicio por unos minutos para decidir sobre si realmente ese correo electrónico estaba admitido o no. Minutos más tarde, la presidenta del tribunal señaló que no era válido, y expresó tajantemente que “esperaba que se tratase de un error documental”.

Las aportaciones de Juan Carlos I

Posteriormente, la abogada de Manos Limpias explicó que en la declaración que realizó la infanta Cristina en la fase de instrucción existía una incongruencia. El motivo eran las dos aportaciones que el rey emérito Juan Carlos I había realizado por 600.000 euros.

Sin embargo, desde la sala no encontraron que fuese el momento indicado para realizar estas preguntas ya que la afectada era la hija del rey y no Iñaki Urdangarín. Es ahí cuando López Negrete ha concluido su interrogatorio.

Durante todos los días en los que el exjugador del Barcelona ha prestado declaración ha hablado sobre el Instituto Nóos, su financiación, Valencia, sus reuniones con Rita Barberá y sobre la sociedad con su esposa, la Infanta Cristina. Sin embargo, en cada una de las palabras que ha pronunciado ha tratado de exculpar a la hermana de Felipe VI así como a Casa Real.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·