Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La reina doña Sofía recordó su memoria personal sobre La India inaugurando en Madrid una escultura de Gandhi

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reina doña Sofía volvió a relacionarse con la India, país con el que mantiene una vieja relación intelectual y sentimental, al protagonizar ayer la inauguración en Madrid de una estatua de Mahatma Gandhi, donada por la Embajada de India para rememorar la figura del líder que condujo a su país a la independencia en 1947.

En la plaza de Joan Miró, junto al Palacio de Congresos de la capital, la reina descubrió la imagen de Gandhi, cuando se cumple el 143º aniversario de su nacimiento, fecha declarada por Naciones Unidas como Día Internacional de la No-Violencia.

Al acto acudieron los ministros de Defensa, Pedro Morenés, y de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, además de cargos del Ayuntamiento de Madrid. El embajador indio, Sunil Lal, ofreció la estatua a la ciudad de Madrid, a la que agradeció que hubiera acogido este homenaje a Gandhi. La alcaldesa, Ana Botella, también tomó la palabra para aceptar, en nombre de la capital, el obsequio de esta escultura.

La ceremonia, que contó también con la presencia de varios embajadores extranjeros y de representantes de la Fundación Consejo España India, terminó con la actuación del Coro Instituto de Educación Secundaria Condesa Eylo Alfonso, de la Casa de la India de Valladolid, que interpretó dos de las obras preferidas de Gandhi.

El monumento inaugurado representa a Mahatma Gandhi en tamaño natural y es obra del escultor Ram Vanji Sutar, famoso precisamente por sus bustos y estatuas del líder político y espiritual indio repartidos por lugares de todo el mundo.

La estatua, obsequio del Consejo Indio de Relaciones Culturales, está elaborada en bronce, pesa 360 kilos y representa a Gandhi emprendiendo su Marcha de la Sal el 12 de marzo de 1930.

La reina y su relación con la India

Doña Sofía tiene una larga relación personal con la India. Ese país asiático fue una de las etapas del viaje alrededor del mundo que hicieron los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía tras su boda en 1962. Y a La India volvieron veinte años después en visita oficial, ya como reyes de España.

Además, la reina ha mostrado gran interés por las culturas y religiones orientales, en parte heredado de su madre. La reina Federica de Grecia y su hija menor, la princesa Irene, vivieron exiliadas durante varios años en la década de los 70 en la ciudad india de Madrás.

Hasta allí viajó en muchas ocasiones doña Sofía a visitar a su madre, que falleció en 1981, y a su hermana Irene, también amante de la cultura hindú y que aún actualmente pasa varios meses del año en India.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·