Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La llegada de Rafael Spottorno a la Zarzuela dinamizará la estructura y funciones de la Casa del Rey. Uno de los retos: definir la figura y papel de doña Letizia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nombramiento de Rafael Spottorno como jefe de la Casa del Rey, en sustitución de Alberto Aza, que se jubila, supondrán cambios de cierta entidad en el entorno de la Familia Real, tanto por la personalidad del nuevo máximo cargo de La Zarzuela, como por algunas destacadas tareas que tiene pendientes y que habrá de abordar.

En cuanto a las características personales del nuevo jefe de la Casa, que tomará posesión a finales de septiembre, personas que le conocen de cerca destacan para Monarquía Confidencial los siguientes rasgos:

-Es una persona muy activa, con gran capacidad de gestión y de organización. Dará por ello una mayor vivacidad a las actividades de la Casa.

-Persona culta, cerebro orteguiano, culto y con mundo. Y, además, cibernético y on line, es decir, conocedor y usuario de las nuevas tecnologías. Algo de lo que La Zarzuela no está sobrada.

-Aficionado al golf, amante de la música, experto en encuadernación manual y restauración de libros.

-Cuando fue nombrado secretario de la Casa del Rey (con Fernando Almansa como Jefe), procedía del ala Polanco-Fernández Ordóñez-Javier Solana.

Iniciativas atrevidas

A su iniciativa y organización se adjudican, durante el tiempo que estuvo como secretario de la Casa del Rey, actividades como las siguientes:

-Viaje de los reyes a las Hurdes, recordando la histórica visita de Alfonso XIII.

-Visita a los barrios gitanos del Madrid-Sur.

-Viajes exteriores difíciles por los equilibrios que hubo que realizar: a Grecia, a Cuba, los entierros de Hussein y Hassan II.

El lugar de la princesa Letizia

Uno de los cometidos que deberá atender como jefe de la Casa es coordinar seis agendas oficiales, las del rey y la reina, la de los príncipes de Asturias, y la de las infantas Elena y Cristina.

Igualmente, posiblemente habrá de ocuparse de crear y dotar la infraestructura de una Casa del Príncipe que no existe (solamente hay una secretaría). Al mismo tiempo, gestionar un previsible descenso en la actividad de don Juan Carlos y doña Sofía y potenciar la de Felipe de Borbón y su esposa, y algo semejante con las de las infantas.

Y, quizá una de las tareas más difíciles concretar el papel definitivo de la princesa Letizia, sin descartar su dedicación estable y continuada a alguna ong, institución o fundación, a semejanza de cómo doña Sofía se ocupa de la Fundación contra la Droga, la dedicada a combatir el Alzheimer, la Fundación Albéniz, los microcréditos, etc.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·