Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El cuadro fue retirado del despacho del regidor municipal

La Unión Monárquica de España reclama el retrato al ayuntamiento de Palma de Mallorca

Pide al alcalde nacionalista que, si no lo va a reponer en el consistorio, se lo entregue a la asociación para ubicarlo en “el lugar preferente que se merece”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Unión Nacional Monárquica de España ha enviado una carta al alcalde de Palma de Mallorca, Antoni Noguera, para reclamarle el retrato del rey Felipe VI que decidió retirar de su despacho, en el caso que no desee reponerlo.

Antoni Noguera, alcalde de Palma de Mallorca. Antoni Noguera, alcalde de Palma de Mallorca.

El alcalde de Palma de Mallorca, Antoni Noguera (MÉS), retiró el retrato del rey de su despacho y puso en su lugar una imagen del último alcalde republicano de la ciudad, el médico Emili Darder, fusilado durante la Guerra Civil española.

Ahora la Unión Nacional Monárquica de España le reclama mediante una carta que, si no es su intención reponerlo, se lo entregue a la asociación para ubicarlo en “el lugar preferente que se merece”.

Joaquín Corominas, presidente fundador de la asociación monárquica, considera en la carta enviada al alcalde de Palma de Mallorca que la “Monarquía actual significa para todos una Institución imprescindible al tiempo que útil para toda nuestra sociedad, Democrática y de Derecho”.

Corominas destaca en este sentido las palabras que pronunció el rey Felipe VI el 19 de junio de 2014 en Madrid: “La independencia de la Corona, su neutralidad política y su vocación integradora ante las diferentes opciones ideológicas, le permiten contribuir a la estabilidad de nuestro sistema político, facilitar el equilibrio con los demás órganos constitucionales y territoriales, favorecer el ordenado funcionamiento del Estado y ser cauce para la cohesión entre los españoles”.

El presidente de la Unión Nacional Monárquica de España prosigue su argumentación resaltando que “todos sabemos que S.M. el Rey, supone la continuación de la Monarquía; Sucesión contemplada en la Madre de todas las Leyes que no es otra que nuestra Constitución Española aprobada por todos los Españoles”.

Y considera que “es indudable que nuestra Monarquía ha contribuido directamente a la estabilidad de nuestra democracia y actualmente contribuye responsablemente junto al resto de Instituciones que interactúan en nuestro escenario democrático”.

Por eso llega a la conclusión de que “las decisiones políticas contra símbolos monárquicos están fuera de contexto en un país que constitucionalmente está declarado como una Monarquía Parlamentaria por lo que anteponer la ideología personal a la ley no es precisamente una decisión democrática”.

Y termina pidiendo al Ayuntamiento de Palma de Mallorca que reubique el retrato del rey Felipe VI en el despacho del alcalde o bien se lo entregue a la Unión Nacional Monárquica de España para encontrarle “el lugar preferente que se merece”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·