Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Luis Alfonso de Borbón ha inscrito a sus hijos en el Vaticano como altezas reales tras ser bautizados en San Pedro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los dos hijos mellizos de Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, heredero al trono de Francia por la rama legítima de los Borbones, fueron ayer inscritos en los registros del Vaticano como altezas reales, tras ser bautizados en una capilla de la basílica de San Pedro.

Luis y Alfonso, hijos del heredero de los derechos dinásticos de los franceses, fueron bautizados por el cardenal Angelo Comatri, arzobispo de la Basílica de San Pedro y vicario general de su Santidad en la ciudad del Vaticano, en la Capilla del Coro, un lugar adornado por Bernini, muy conocido también porque en él suele rezar el papa Benedicto XVI. Monseñor Nicolas Thevenin, prelado de antecámara de Benedicto XVI, leyó la bendición apostólica.

Los mellizos, que nacieron el 28 de mayo de 2010, vistieron trajes de cristianar que pertenecieron a su abuelo, el duque de Cádiz, y que también lucieron sus hijos Francisco, fallecido en accidente de tráfico en 1984, y Luis Alfonso, actual duque de Anjou.

Fue una ceremonia íntima y familiar, con asistencia de Emanuela Dampierre, primera consorte de Jaime de Borbón, padre de Luis Alfonso, Carmen Franco, abuela materna de Luis Alfonso, y de su madre, Carmen Martínez Bordiú, acompañada de José Campos. Fueron padrinos, del mayor, Luis, Arancha Martínez-Bordiú, tía de Luis Alfonso, y Francisco D'Agostino, casado con María Victoria, hermana de la madre, Margarita Vargas. El menor, Alfonso, fue apadrinado por Amparo Corell de Trénor, baronesa de Alacuás, persona muy próxima a Luis Alfonso, y Lorenzo Perales, amigo íntimo de los padres.

Además de como altezas reales, los pequeños han sido inscritos como duque de Borgoña y duque de Berry respectivamente. El primer título solía atribuirse al primogénito del rey de Francia, y el segundo al segundogénito, de acuerdo con las antiguas tradiciones francesas.

Los duques de Anjou tienen otra hija mayor, Eugenia, quien fue bautizada el 2 de junio de 2007 en la Nunciatura Apostólica de París, donde también fue inscrita como alteza real y princesa.

Luis Alfonso de Borbón declaró ayer que “el bautizo de mis hijos en la Iglesia católica, cuya historia está íntimamente ligada desde hace de mil años a mi familia, tiene un valor muy importante”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·